Continúan los Trabajos

Con la muerte de Ogipter, se dieron importantes movimientos energéticos en nuestro mundo; empero, aún están presentes otros seres de su mismo nivel. “No se desanimen, todavía falta mucho por hacer” –Comentaron los Maestros a Ramavayán.

México, D.F., 7 de marzo 2012. Siguen los trabajos. Ramavayán ha seguido realizando meditaciones y trabajos de limpieza de enorme importancia para el planeta; empero, los resultados de dichos esfuerzos pareciera que aún no son suficientes. Después de varios intentos por destrabar “cualquier obstrucción energética, programación, enlace kármico o cualquier situación que pudiera estarnos afectando”, descubrimos que existen redes energéticas y enlaces que nos unen con otros seres, en este caso, con “demonios” (o seres de muy elevado nivel negativo), y dichas redes son una especie de “telarañas” que cubren enormes zonas del planeta. Al enterarnos de esto, decidimos disolver dichas redes, para poder alcanzar mejores resultados a nivel personal. “Ustedes tenían que estar en la unión con ellos” –comentaron los Maestros Ascendidos (es decir, enlazados energéticamente con esos seres negativos), “ya que de ese modo podían mantener cierto control y evitar que el mundo se viniera abajo”. Fue entonces que decidimos actuar para disolver esos enlaces, pero sucedieron circunstancias inesperadas.

Imprevisto encuentro con Tom Cruz. “Estaba trabajando para disolver un enlace kármico que tenía con un familiar muy cercano a mí” –nos explicaba nuestro líder, “cuando de repente el canal energético del que liberé me condujo directamente frente a… ¡Tom Cruz!, sí, el mismo de la Misión Insoportable, y me dije a mí mismo: ¿qué es esto? ¿qué estoy haciendo aquí con esta persona? Él se mostró muy extrañado y espantado de que yo apareciera en su recinto (y me dijeron que él estaba practicando técnicas para dominar al mundo) pero créanme, jamás imaginé que pudiera yo estar enlazado energéticamente con dicho ser…” (lo que sucedió en este interesante y desagradable encuentro con el famoso actor norteamericano se narrará por separado). “Pero lo que descubrí es que los enlaces energéticos conducen con otras personas a quienes nos enlazamos en ésta u otras vidas a fin de cumplir con ciertos propósitos; en nuestro caso, estos enlaces cumplían los objetivos de la misión contra el Maligno”.

Larios Ogipter abandona la materia. Algo similar le sucedió a Sharover recientemente y a partir de los mismos trabajos espirituales que hicimos a finales del mes de febrero. Al romper un enlace energético que al parecer teníamos los tres integrantes de Gudai-Shambhala, al día siguiente nos enteramos que varias personas conocidas nuestras sufrieron fuertes enfermedades, incluso un ser de gran nivel espiritual, Larios Ogipter, quien estaba encarnado en nuestra dimensión, a partir de dichos trabajos falleció de manera apresurada; después supimos que dichas labores que hicimos fueron “los trabajos espirituales más fuertes que han hecho hasta el momento” –de acuerdo con los Maestros.

Sharover llama a su Lama desde lejos. “Larios Ogipter era un ser de gran poder espiritual, que venía de Júpiter” –comentaron los Maestros Ascendidos. “Era el jefe de una tribu muy fuerte, una de las razas enemigas más importantes en la misión del Anticristo” –externaron. Al parecer, cuando Ogipter abandonó la materia, se rompió un enlace energético que teníamos, así que Sharover inesperadamente fue conducido con otra persona, uno de sus maestros anteriores: Carlos. De repente y sin saberlo, a las 4:00 am –hora del fallecimiento de Ogipter-, el enlace energético que tenía con dicho demonio lo condujo frente a Carlos, quien le reprendía a él y a otro amigo suyo –Alberto, otro practicante espiritual que al parecer también estaba enlazado con ambos seres-. Carlos los regañó por no haber hecho correctamente cierta técnica de meditación que anteriormente les había dado. Ocurrieron otras cosas que Sharover no recuerda, pero el resultado de dicho encuentro terminó con un llamado desesperado por parte de Sharover, quien tuvo que hablarle a su Lama Tibetano, y se despertó en la madrugada sintiendo gran pesar; estaba cantando el famoso canto “Llamando al lama desde lejos”, un recurso de último minuto para practicantes que se encuentran en situaciones desesperadas.

Todavía quedan 200 demonios. Ante la pregunta “¿y cuántos demonios del nivel de Ogipter todavía están encarnados en nuestro mundo?”, los Maestros respondieron: “aún hay doscientos”, y nos sentimos tristes, porque todas estas faenas que buscan beneficiar al planeta y resolver nuestros problemas personales, parecen no tener final. Pero nuestros guías superiores intentaron animarnos: “No se desesperen, es un gran logro lo que hicieron; solamente a partir de estos trabajos recientes veinticinco demonios abandonaron la materia”. Y después añadieron: “Ogipter era un ser que controlaba la Tierra”.

Clima Extremo. A partir de dichas labores de purificación, se generaron fuertes granizadas en el Valle de México, lo que nos indicó que había ocurrido un movimiento de energía importante. “Me están diciendo los Maestros Ascendidos que Ogipter era un ser de muy alto grado, posiblemente del mismo nivel de Satanás; era algo así como el ´brazo derecho´ o el secretario del Anticristo. Yo que lo conocí encarnado, sé que era una persona que asesinaba con la palabra, y traía mucha contaminación a la zona donde yo vivía” -externó Ramavayán, quien añadió: “Le comenté a algunos vecinos míos que esa persona había muerto, y muchos quienes le conocían se quedaban consternados, como si al irse Ogipter les hubieran quitado parte de su energía; fue algo muy interesante e impresionante que yo jamás esperé escuchar; se ve que dicho demonio estaba enlazado con muchos otros seres aquí encarnados”.

Después Sharover percibió que, seres como Ogipter, estaban afianzados a una especie de “columnas energéticas oscuras”, una serie de pilares negros de los cuales se soportaban las redes o telarañas energéticas que cubrían –y todavía cubren- grandes zonas del planeta. “Veo que pudimos hacer un agujero en ese entramado” –explicó Ramavayán, “pero mientras no terminemos de limpiar esas redes, las cosas van a seguir siendo difíciles para todos” –indicó.

Entonces Sharover preguntó a los Maestros Ascendidos si todavía existen en nuestro planeta programaciones energéticas satánicas con las que las personas “vendan su alma al diablo” a cambio de favores, a lo cual ellos respondieron: “Claro, hay muchísimas programaciones como ésas”. Y a continuación mencionaron: “pero no se desanimen, con trabajos como los que acaban de realizar el mundo va a ser un lugar totalmente diferente muy pronto”.

Afectaciones. Finalmente, como parte de las alteraciones que ocasionaron dichos trabajos espirituales, pudimos detectar que muchas personas en nuestra sociedad resintieron de alguna manera los efectos de estos trabajos y/o se sintieron dañadas por la salida de Ogipter de nuestra dimensión, incluso supimos que varios seres importantes del mundo murieron. Por otra parte nos comentaron que la labor de quitarnos los residuos energéticos que dejó dicho ser puede tomar varias semanas.