“Contra Todos Quienes se Aferran al Poder y no lo Sueltan”

Un trabajo con mucho entusiasmo por parte de nuestro líder.

México, D.F. 27 de marzo 2012. Utilizando por primera vez energía de Dios y no la suya –lo cual lo hizo sentirse menos cansado a nivel del físico- Ramavayán emprendió en esta fecha un trabajo espiritual sin precedentes, a 56 dimensiones y pidiéndole a Dios* ayuda contra toda una serie de grupos y personas quienes "se aferran al poder en nuestro mundo y no lo sueltan".

Envió mucha energía de luz a todos los bancos, aseguradoras, casas de bolsa e instituciones financieras de la Tierra que no generen inversiones para beneficio de los demás. Actuó espiritualmente “contra los mafiosos, rateros y todos aquellos quienes abusan para acaparar más y más dinero”. Contra los ladrones de órganos -una actividad por demás despreciable y maldita. Contra los políticos de todas partes, les envió mucha energía de Luz y pidió que, “o regresan todo el capital que le han robado a la ciudadanía, o que abandonen la materia de inmediato” (les mandó un rayo de luz en la cara, pero pidió que "a los millonarios del amor que no les pase nada"). Pidió a Dios que a todos los doctores malvados, profesionistas sin ética que se dedican a ejercer su labor de manera despiadada y que operan a los pacientes sólo por robarles su dinero, “quienes no les hacen nada a los enfermos y por dos horas de actuar invasivamente contra su organismo les cobran 200 mil pesos”, contra todos ellos pidió la acción inmediata de la Justicia Divina.

Arremetió contra todos aquellos soldados de los ejércitos del mundo que hayan actuado sin considerar su responsabilidad y de manera cruel; contra todos aquellos quienes roban en los gobiernos, y le pidió al Creador que “toda la corrupción del planeta desaparezca”. Comentó que muchos de los demonios que todavía circulan por este mundo, “estarán como enloquecidos a partir de estos trabajos”. En colaboración con Dios, pidió la neutralización de todas las drogas y estupefacientes, que ya no tengan efecto alguno sobre los humanos, "que los jóvenes ya no puedan alienarse por placer, que no les ocurra nada aunque se inyecten esas sustancias, y que todas las personas dejen de utilizar las drogas".

A nivel personal también pidió la remoción de la programación que hace que las personas quieran pelearse con él todo el tiempo, una que tenía de miedo al éxito y de recibir dinero (energías que servían al propósito de su misión); y otra por la que no disfrutaba la vida lo suficiente, y también modificó unos “chips” (programaciones) que tenía en la cabeza, “así como otra programación que no recuerdo qué efectos producía”. Pidió a Dios que le llegara dinero a él "y a toda la gente pobre de este mundo"; protegió a su hijo Francisco con un trabajo de la Corte Celestial y, entre otras acciones individuales, pidió al Padre “que a partir de hoy todos los mexicanos nos veamos con amor y como hermanos”.

En general ésta fue una meditación muy efusiva y que nuestro Maestro Ramavayán aplicó con gran ímpetu.

------------------------------

*Se nos ha dicho anteriormente que Ramavayán “puede hacer lo que quiera aquí en su (nuestro) planeta, pero no lo dejaríamos destruirlo”.