La Autodestrucción del Ser Humano

Mensaje anterior de Ramavayán.

2 de Mayo 2012. Ramavayán comentó por estas fechas: “Es curioso, pero me he estado dando cuenta de que las personas en nuestro mundo se autodestruyen, toda la gente se auto devasta de diferentes formas. Unos se desvelan y se dedican a llevar horarios de vida irregulares, durmiéndose todas las noches hasta la madrugada, y sometiendo a sus cuerpos a un desgaste innecesario y por demás destructivo, porque todos sabemos el daño que le hace al cuerpo humano el no dormir bien. Otra gente somete a sus organismos al alcohol y a los estupefacientes. Otras personas se acostumbran a llevar dietas muy forzadas con las que incluso ponen en riesgo su vida, y toman anfetaminas y cuanta sustancia que guardan en su despensa. Hay muchas personas a quienes, por dar un ejemplo muy común, los médicos les dicen que tienen que cuidarse, o les detectan una enfermedad -por ejemplo, la diabetes- y, por automático, se quieren comer todos los pasteles que encuentran, siendo que antes ni les gustaban, pero ellos comienzan a comportarse de manera inusualmente dañina, o consumen todo el refresco que pueden, como si quisieran morirse más rápido. Y también hay personas a quienes los especialistas les advierten: ´si sigues fumando te vas a morir´, pero pareciera que la consigna es fumar más cada día. Y si les dices: ´no te drogues´, hacen precisamente lo contrario, y toda esta situación es porque mucha gente se autodestruye”.

Y así continuó hablando: “Hermanos(as), cuiden su energía, duérmanse temprano, no se acuesten tarde, hagan ejercicio, generen una buena alimentación, ¿cómo se hace esto? En primer término, coman despacio, de tres a cinco veces al día. Si Ustedes padecen obesidad, está bien, coman de 3 a 5 veces a día, nada más que disminuyan las cantidades, y traten de comer alimentos que no engorden; no ingieran grasas en exceso ni tanto carbohidrato. Ustedes ya saben cómo puede lograrse esto, traten de quererse un poquito y cuiden a su cuerpo”.

“También las personas que se drogan, bien saben del daño que los estupefacientes le producen a su cerebro y corazón; dróguense menos, gasten menos su energía, cuiden su energía, la energía es muy valiosa y la desperdiciamos. Por eso nos hacemos viejitos y nos desgastamos rápidamente; nosotros deberíamos vivir doscientos años, una cantidad de tiempo mucho mayor, al menos el doble de lo que vivimos, ¿pero qué pasa? Todo el mundo vive de noche y se malpasa y, a la hora del día, medio duermen y andan todos desvelados, gastándose la energía de reposición que le quitaron al organismo y después amanecen crudos, se malpasan comiendo poco, y confunden ´no comer´ con hacer dieta, pero éstas son dos cosas diferentes, por lo que se dan unas descompensadas tales que su organismo se daña de formas que son después son muy difíciles de reparar, recordemos que el cuerpo tiene memoria, el cuerpo se queda con un daño que después va a reclamar".

"Otro aspecto importante es el estrés. Mucha gente está muy preocupada por todo, por la situación de la seguridad (que a lo mejor no les afecta directamente), con la economía, por la religión, incluso hay quienes se preocupan porque otras personas no vayan a misa. Y muchos actualmente confunden preocuparse con trabajar, ¿saben qué, hermanos(as)? Quítense el estrés, traten de mejorar sus hábitos para no tener estrés, ya que con éste pierden mucha energía; traten de relajarse y hacer actividades que les gusten, hagan ejercicio, porque por eso luego todos estamos muy estresados".

"En resumidas cuentas, traten de no lastimarse ni desgastarse de manera innecesaria, no se autodestruyan, no se castiguen, tienen en sus manos la llave para comenzar a vivir una vida de mayor calidad”.

“Conozco a un familiar mío a quien, por más que le digo que se cuide, se la pasa todas las noches desvelándose, jugando a las cartas en la computadora hasta altas horas de la noche, y no entiende que este vicio la está acabando, la está desgastando, pero por más que le aconsejo que se cuide, que cuide su energía, que no se desvele, parece que le estoy recomendando lo contrario, parece que el libertinaje, el vivir de noche, el emborracharse y agarrar la fiesta hasta morir, hasta quedar exhausto, creyendo que eso es disfrutar al máximo, es la única forma de vivir. Al final de cuentas eso de beber hasta caerse, o drogarse hasta estar hecho pedazos, no es vivir, ni es felicidad, ni proporciona ninguna satisfacción duradera; esas personas están engañadas, y en lugar de cuidar su energía en realidad la están tirando”.

“La energía es felicidad, es amor. Cuando estamos exhaustos o enfermos, lo primero que el desgaste nos produce es depresión, y es temor, porque no tenemos nuestro nivel de energía equilibrado, y no tenemos la fuerza necesaria para movernos ni para hacer nada con eficacia. ¿Y qué pasa? Pues que se nos cae el cabello, engordamos, se nos presentan las úlceras, nos enfermamos o tenemos anemia. Todo esto se origina por el estrés, y porque no nos cuidamos ni queremos, no nos apreciamos. Lo que quiero ayudarles es a que mediten y a que generen una buena salud, que tengan un equilibrio en su cuerpo, lo cual nos dará felicidad, armonía, nos permitirá estar en paz con nosotros mismos(as) y, a la vez, esto impedirá que salga la ira y los sentimientos de frustración derivados del cansancio”.

Y señaló: “A menudo nos dicen: ´no manejes cansado, porque puedes tener un accidente´, pero obviamos eso y, por causa de un descuido, a menudo se producen muy lamentables accidentes que nos dejan marcados de por vida. Ustedes vivan tranquilos, no hagan las cosas ´a morir´, ni hasta el último aliento. Respiren profundamente y vivan confiados en Dios, con Fe. Hay personas que llevan la práctica de la autodestrucción hasta el límite, se colocan explosivos y después se destruyen enfrente de otras personas, a quienes se llevan a la muerte de manera irresponsable y por demás inconsciente; éste es un exceso que termina afectando no sólo la propia vida, sino la salud y la vida de otros; no caigamos en ningún extremo”.

“No sean destructivos de su propio organismo; su cuerpo es su medio de transporte para vivir y para aprender en este planeta y, si lo destruimos, o nos metemos en actividades peligrosas como los deportes extremos -que son muy riesgosos-, pueden suceder desgracias que, aunque no nos maten, nos dejan paralíticos, o perdemos una pierna o un brazo, por estar haciendo tonterías como ésa de llevar todo hasta el límite. Ahora nos estamos dando cuenta de que las personas, con sus deportes extremos, se exponen demasiado, y no falta que, por un descuido como el estar expuestos a la naturaleza más salvaje, no falta que llega un cocodrilo y les quita una pierna, o arriesgan su vida yéndose a lugares alejados o prohibidos y todo ¿para qué? Cuídense, es necesario que generen energía de protección y de amor para ustedes mismos(as)”.

“Yo sé que a muchos hermanos(as) quienes no son conscientes de su propia realidad de autodestrucción, con estas palabras les va a llegar un sentimiento de auto protección, de autoestima y cuidado. Si Ustedes no cuidan a su cuerpo, nadie más se los va a cuidar. No se auto destruyan. Tener un estado de energía óptimo es indispensable para las transferencias del 2056 y para alcanzar la liberación de todas nuestras emociones basura, y para alcanzar la salvación que necesitamos. Quiéranse mucho como Dios les ama; también el no hacer nada por purificar el alma es una forma de autodestrucción. Así que, no se autodestruyan, por favor”.