Ante nuestro asombro, los Maestros nos dijeron: “Cambien el Modelo”

Texto anterior.

20 abr del 2012. Meditación. En esta fecha nuevamente subimos a las pirámides donde se encuentra el Señor Ixtatecutli, a fin de seguirnos limpiando de energías internas indeseadas. En esta ocasión nos dijeron que nos subiéramos a la pirámide de tierra (una que no está restaurada y que, de acuerdo a nuestros Guías, sirve para purificar las emociones). Una vez arriba nos sentamos en posición de medio loto, nos conectamos con la energía de la Madre Tierra y pedimos a Dios su presencia; entonces le solicitamos su ayuda para resolver tres situaciones importantes:.

• Limpieza del aura y nadis. Jalamos un rayo de energía del núcleo terrestre para que pasara a través de nuestro canal central y saliera por todos nuestros nadis, purificándonos, y aplicando ese intento en diferentes deseos personales y de nuestro líder. Pedimos a Dios que limpie nuestra aura de cualquier energía negativa, y que Ramavayán ya recibiera mayor cantidad de recursos económicos.

• Quitar poder a todos los Demonios. Le pedimos a Dios que, a partir de esta fecha y para siempre, “todos los demonios del universo se queden sin poder”, Ramavayán hizo este trabajo a 56 dimensiones, en el nombre del Padre, Hijo y del Espíritu Santo.

• Red Principal. Enviamos energía a 3 personas de la “red principal”, pidiendo que se destruyera esta organización. Los maestros confirmaron que dicha red “quedó hecha añicos”. Y también pedimos que las personas de dicha red que le deben dinero a Ramavayán le paguen ahora.

Nubes en forma de expansión. Ya una vez nos habían comentado que, en todas las meditaciones que hacíamos, el Maestro Ascendido Ashtar Sheran con sus naves se dedicaba a generar enormes movimientos en las nubes, con los cuales la energía que generaba Ramavayán podría expandirse al resto del país. Por lo que, después de terminada la sesión, observamos un extraño fenómeno en las nubes que estaban encima de nuestras cabezas; se habían formado corrientes de aire que rasgaban las nubes en todas las direcciones, como si se hubiera producido una explosión donde nos encontrábamos nosotros y la energía generada se expandiera por doquier (recordemos que, siempre que Ramavayán hace un trabajo energético, empieza a soplar el viento).

Integración. Siempre que hacemos un trabajo con energías muy fuertes (sobretodo cuando nuestro líder comienza a pedir más allá de 25 dimensiones –que son las que tenía interferidas el Anticristo), nos tomamos un espacio para integrar la energía que se manejó. Por lo que a continuación subimos a la pirámide principal (la que está perfectamente restaurada), la cual –de acuerdo a nuestros Maestros- es la que va más con nosotros debido a que su energía es más “galáctica”, no tan "terrenal". Allí nos quedamos media hora.

Se hacía de noche, y se acercaban nubes de tormenta, por lo que tomamos el auto para regresar a casa. Cuando veníamos en el automóvil y comenzaba a granizar, los Maestros Ascendidos dieron un mensaje importante a nuestro líder: “Todavía tienen que trabajar muchas emociones basura importantes: Entre éstas están los celos que aún tienen contra sus enemigos y el miedo” (Definición de celos por Wikipedia).

Habiendo entendido perfectamente a qué tipo de “celos” se referían, nos comentaron que trabajos como éstos son muy importantes ya que generan movimientos energéticos que transforman la realidad a nivel mundial. Mencionaron que el grupo del famoso ex dirigente “George W” y sus amigos, quienes pretendieron apropiarse del mundo varias veces (como cualquier otro liderzuelo del camino oscuro) “tienen la energía muy debilitada y ahora sí ya van a comenzar a caer”.

Después de que Ramavayán hábilmente pudo pasar a través de la tormenta en la carretera, ya un poco más tranquilos y mientras éste conducía, hubo un contacto especial con los seres ascendidos, y nos dijeron afectuosamente: “Ha llegado la hora de cambiar el modelo”. Sentimos que muchas de las acciones de Ramavayán por intentar cercenar a los enemigos, ya eran irreversibles e iban a continuar actuando, por lo que ahora teníamos que “cambiar la manera de actuar y de pensar”, enfocarnos más en la reflexión, en la integración de los eventos que sucedieron, y tratar de ser más felices.

Sentimos que ese mensaje era dar un giro de 90 grados en nuestra misión, enfocarnos más en la limpieza de los aspectos individuales y relajarnos más, dejar a un lado las tensiones y las preocupaciones, que en su momento fueron indispensables para actuar pero que, a partir de ahora, ya no eran indispensables, por el contrario, un obstáculo. Hubo muchos movimientos de energía ese fin de semana, sentimientos iban y venían, no tanto en nuestra mente, como en la energía áurica y del cuerpo..

El vehículo “con el motor más pequeño del mercado automotriz mexicano” –según lo define nuestro líder, pero que es un automóvil que siempre va adelantándose a todo tipo de vehículos: BMW, Audi, Ford y Renault- surcó entonces el horizonte, introduciéndose en un cúmulo de nubes oscuras, negras y amenazadoras, que venían en sentido contrario y se dirigían para caer en forma de severa tormenta en la zona donde habíamos realizado el trabajo minutos atrás...