Elecciones en México: La Fe de Oleg de Olama

"¿Qué está sucediendo con mi magia? ¿Acaso ya perdí todo mi poder?" –se decía a sí mismo Ramavayán, sintiéndose decepcionado por el resultado de las recientes elecciones en México.

México D.F., 7 de julio 2012. Desde que preguntamos hace un año quién iba a ganar las elecciones en México en el 2012, nos habían dicho que íbamos a tener una mujer presidente en nuestro país. Ha sido difícil entender esto de las predicciones porque, por una parte –y por la Fe que tenemos en nuestro líder- siempre esperamos que se cumpla lo que él dice al pie de la letra, pero a menudo se nos olvida que el destino finalmente está en manos de Dios y de nuestra propia parte divina, ya que con frecuencia somos nosotros mismos quienes alteramos el destino con nuestras acciones, oraciones y deseos.

Este fue el caso de las Elecciones en México. Durante los últimos doce meses tanto Sharover como Ramavayán tuvieron sentimientos de confusión por los candidatos en su país. Tan pronto comenzó la campaña de la candidata del partido Acción Nacional (Josefina Vázquez M), ellos se sintieron desconcertados; claramente se le veía que le faltaba la seguridad suficiente para ser la primer mandatario de nuestra República. Adicionalmente, por gracia de Dios, las dos semanas anteriores a las elecciones Sharover y Ramavayán estuvieron muy ocupados viviendo una fuerte etapa de purificación personal. Pero éste no fue el caso de Oleg de Olama -quien ha estado recientemente purificándose en el estado de Chiapas-; él sí se dedicó de lleno a pedirle a Dios por el candidato de su elección, uno que -según él-, “le ayudaría a conseguir mayores recursos económicos”. Para Oleg, este candidato era Enrique Peña, del partido Revolucionario.

Mientras Oleg pedía por EPN, Ramavayán pedía a Dios que ganara alguien quien le ofreciera el mayor beneficio a nuestro país, pero en su corazón sabía que la opción de Josefina sería la menos dañina para nuestro país, también si ganaba el candidato de izquierda, Andrés Manuel López habría una mejor situación. Sin embargo, pasaban los días y Josefina no subía en las encuestas; ella cometía muchos errores y Ramavayán se sentía preocupado por el futuro de México; todo eso afectaba sus deseos –y seguramente influiría en los resultados.

Uno de esos días Oleg de Olama le habló a nuestro líder; Oleg le insistía que le ayudara a que ganara las elecciones Enrique Peña. Ramavayán tenía muchas cosas en la mente y no le dio mucha importancia, pero Oleg insistía, así que nuestro líder le dijo: “Si quieres que gane EPN, pídele a Dios que se cumpla tu deseo, rézale con mucha Fe. Ponle muchas ganas y empeño, y vas a ver que Dios te va a escuchar”. Eso fue lo que le dijo, y Oleg no dejó en saco roto sus recomendaciones. Sin descanso y poniendo todo su esfuerzo, comenzó a rezar, y a rezar, y rezar a Dios que ganara Enrique Peña, lo cual según él le daría beneficios. Oleg tiene amigos en el Estado de Chiapas, quienes a su vez son amigos del actual gobernador de este territorio, por lo cual antes de las elecciones también pidió mucho que dicho candidato ganara la gubernatura.

Mientras tanto, uno o dos días antes del histórico 1º de julio del 2012 en nuestro país, Ramavayán realizó uno de los trabajos espirituales más largos e intensos que jamás haya hecho; esto fue por la noche, a mitad de una tormenta eléctrica. Unió su fuerza con la furia de los rayos y envió energía a todos los políticos de nuestro país, y de paso a todas las personas en el mundo que manejan poder. Y le pidió a Dios: “Padre, que todos los seres de este mundo no puedan mentir más, que todas las mentiras que han dicho hasta este momento y por todos los tiempos salgan a luz, que se descubran las malas intenciones”. Su labor fue muy intensa y de varias horas. Durante la noche se percibió en México una purificación nunca antes vista. Los Maestros Ascendidos le comentaron a nuestro líder al día siguiente: “Con tu trabajo se purificaron muchos demonios, de hecho, todos los demonios del planeta recibieron algo” –dijeron ante nuestro asombro. “Los demonios ganaron con esta purificación, fue una limpieza de ego mundial, y a todas las personas por las que pediste les va a entrar la consciencia”. Y nuestro hermano y líder añadió: “Me han estado diciendo los Maestros que esta faena fue tan intensa que muchos malditos, algún día en ésta o en otra vida, van a despertar y a darse cuenta del daño que están haciendo, van a reflexionar y a decirse a sí mismos: ´¿por qué estoy actuando así? ¿Por qué estoy dañando a otros?´ Van a comenzar a pensar menos egoístamente, menos ´yo, yo y sólo yo´”.

Ésa fue una de las faenas más intensas que realizó Ramavayán antes de las elecciones, y el día anterior al evento quedó con Sharover que se reunirían para cerrar todos estos trabajos y pedir por Josefina Vázquez, del partido Acción Nacional. Pero Sharover había estado muy ocupado y se sentía muy cansado. Estuvo a punto de salir a reunirse con nuestro líder pero, por alguna razón que aún no comprende, se detuvo, no juntó la energía suficiente o presintió algo; estaba confundido, así que se quedó a terminar algunos pendientes personales en lugar de asistir a meditar, y también le llamó a Ramavayán por teléfono para avisarle que no iría a verlo.

Al día siguiente el pueblo de México se desbordó de manera sin precedentes en la votación más concurrida de toda la historia de nuestro país: Hubo una votación de 50.3 millones de compatriotas; fue tanto el interés que se despertó entre la ciudadanía, que se generó una energía de consciencia nunca antes vista. Sin embargo, las encuestas de salida comenzaron a favorecer desde temprana hora al candidato del Partido Revolucionario Institucional (el cual nos había gobernado durante 70 años ininterrumpidos). Incluso cuando sintió Ramavayán que Josefina no ganaría, comenzó a pedirle a Dios que ganara Andrés Manuel, el candidato de la izquierda, quien fuera menos el candidato del PRI.

Por la noche Ramavayán se sentía desconsolado. Enrique Peña había ganado la elección. Todo el esfuerzo que había hecho durante muchos días, ¿habría servido de algo? Y se preguntaba: "¿Qué habrá sucedido con mi magia?"

Al día siguiente cuando Oleg habló con nuestro líder para saludarlo, aquél se sentía muy emocionado. “Ganamos” –le dijo. “¿Pues qué fue lo que hiciste para que ganara EPN, Pepe?" –le dijo con estimación y cariño Ramavayán. "Pues lo que me dijiste" –contestó Oleg simplemente. "Tomé tu energía y la de Jesús el Cristo y se la envié a Enrique Peña Nieto, para que ganara la presidencia", y fue entonces que se percató nuestro líder que Oleg hizo un excelente trabajo, muy entusiasta y lleno de Fe. También ganó el candidato del PRI al gobierno de Chiapas. "Hiciste algo sin precedentes" –le decía Ramavayán y lo felicitaba.

Horas después Ramavayán le comentaba a Sharover: "Oleg es una persona sorprendente, una vez que comienza a pedirle a Dios, no se detiene por nada. Sin él no hubiéramos logrado ganarle al Anticristo, además de que se quedó conmigo hasta el final”.

Los Maestros Ascendidos después les comentarían: "Si Sharover hubiera asistido a trabajar contigo para pedir por Josefina Vázquez, ella hubiera ganado”. Pero con la Fe y la astucia de Oleg, se favoreció a Peña Nieto. “Que se cumplan todos tus deseos, Pepe” –le decía Ramavayán en los días siguientes. “Tuviste una Fe inquebrantable”. Y a pesar de que Oleg le enviaba energía del camino blanco a seres del camino oscuro, sabemos que el rayo Alfa de Jesús el Cristo siempre penetra, entra a los lugares más recónditos de la energía de la persona, y comienza a hacer su trabajo, perfora cualquier estructura energética y la libera desde adentro.

“Ya no va a ser el mismo PRI que teníamos antes” –nos comentó Ramavayán a partir de las jornadas siguientes, lo cual fue confirmado por los Maestros. Ellos le dijeron: “No tienes idea de la magnitud de todo el trabajo que hiciste en esos días; fue sensacional, fue un trabajo muy largo y por mucho tiempo; y que está siendo muy efectivo”. Después añadieron: “A pesar de que Peña Nieto ganó, Ustedes van a hacer un plan que va a lograr que México se vaya para arriba. Peña Nieto va a purificarse y, con trabajos como éste y los que van a hacer en los meses siguientes, México va a poder ser la potencia americana que Ramavayán ha soñado”. “-Y Oleg también va a tener beneficios por el trabajo que hizo” –añadió nuestro líder.

Después de esa semana intensa, Saint Germain dijo: “Desde hoy vas a volver a tomar el poder de todo, vendrás con otro formato y con otra expectativa y vas a traer muy controlados a todos los líderes de tu país y del mundo. La limpieza que hiciste a nivel del doble etéreo se tenía que hacer; necesitas descansar e integrar esta energía al menos durante dos semanas”.

Y añadió: “No te preocupes si ganó quien no querías; gracias a estos trabajos ahora todos los mexicanos van a estar encima de sus dirigentes, exigiéndoles que hagan lo que tienen que hacer. Y el presidente va a estar sujeto a ti desde antes de que ingrese al poder, y vas a poder cambiar toda la estructura de trampas, trinquetes y robos que la gente del mal ha establecido por generaciones. Lo que hiciste fue una limpieza mundial de ego que se sintió en todos los rincones del orbe”.

Sueño de Sharover. Al día siguiente de las elecciones, Sharover soñó que llegaba un torbellino y se llevaba a los malvados del mundo. Platicó este sueño a Ramavayán y los Maestros dijeron: “Sí va a ser como soñó Sharover; el torbellino es lo que va a ocurrir a partir de ahora, una fuerza sin precedente va a comenzar a llevarse toda la maldad de su planeta”.