México "Campeón Olímpico"

No sin la ayuda de la magia, México le gana a Brasil la medalla de oro en los juegos olímpicos de Londres.

Mediocre participación en las Olimpiadas. Luego de una pobre participación de nuestro país en las recientes olimpiadas (ganamos dos medallas menos que en 1968, hace cuarenta años, cuando había menos deportes), y que estuvo marcada por el ego de nuestras autoridades deportivas, que han hundido al deporte mexicano desde hace décadas, y de algunos atletas compatriotas –gente basura al fin- quienes ya se sentían vencedores antes de siquiera haber peleado, la nota positiva fue que nuestro líder Ramavayán estuvo muy atento a algunas contiendas en donde, nuevamente y por la acción de la magia, los miembros de los equipos contrarios extrañamente fallaban tiros sencillos, se equivocaban y no daban al blanco, golpeaban mal el balón y, en ocasiones, incluso se peleaban con miembros de su propio equipo, en lugar de tratar de alcanzar juntos la victoria.

¿Cuándo lograremos salir adelante? Sabemos que, por la historia de nuestro país, donde por siglos ha reinado la maldad disfrazada de misericordia, donde han existido infinitud de violaciones oficiales y asesinatos autorizados, aquí, en esta nación tan explotada por las naciones imperialistas, un pueblo mil veces violado y menospreciado por todos, la confianza y autoestima de nuestros deportistas no es la mejor que quisiéramos. Los mexicanos a menudo hemos agachado la cabeza y aceptado la voluntad opresora de quienes han gobernado a países subyugados como el nuestro a base de maldad. Por esta razón el sentimiento de inseguridad es muy acentuado en nuestra nación. ¿Qué se puede hacer ante esto, además de esperar a que los viciados se mueran y las nuevas generaciones emerjan con una nueva mentalidad triunfadora? Por todo esto, la misión de nuestro líder Ramavayán en estas olimpiadas, más que favorecer la valentía de los nuestros, fue pedirle a Dios que hiciera fallar a los contrarios; esto con el objetivo de darle confianza a nuestros guerreros del deporte, y que pudieran aflorar por sí mismos sus destrezas ocultas, que a menudo han sido reprimidas por su lamentable herencia histórica.

Lo que sí fue histórico. Mientras Sharover protegía la portería mexicana con una técnica que nos dieron los Maestros Ascendidos hace algunos meses, Ramavayán lograba que los brasileños se equivocaran en los disparos más fáciles –cosa que no saben hacer los amarellos cuando juegan al fútbol. Finalmente, y a pesar de varios intentos de los héroes mexicanos que no le atinaban al marco contrario, venció la valentía de los nuestros y lograron vencer al campeón de campeones –a nuestros hermanos de corazón- los brasileños.

Aunque con sus bemoles –y por las muchas situaciones en las que tendremos que mejorar-, finalmente se logró una conquista, que está relacionada con el tema anterior: “México, campeón del mundo en el 2018”. Lo que sí fue histórico en esta batalla, es que fue la primera vez que México ganó una medalla en las olimpiadas jugando como equipo, síntoma de que una nueva generación de mexicanos ya está haciéndose presente en un país en donde, por siglos, nunca nos poníamos de acuerdo para salir adelante.

Adicionalmente, Ramavayán comentó: “Las nuevas generaciones en México ya no son como las de antes; nuestros jóvenes han vivido con una selección mexicana de fútbol que alcanza la victoria continuamente; siempre pasan a la siguiente ronda en los mundiales y con frecuencia obtienen primeros lugares; esta motivación está siendo muy importante para que nuestro país alcance el nivel de triunfo que necesita y que se merece en todos los ámbitos”.

Automovilismo. Otro mexicano que está destacando actualmente –gracias a los nuevos tiempos que vienen para nuestro país y a su capacidad y talento- es el piloto Esteban Gutiérrez, un gran competidor quien ya obtuvo dos victorias en las carreras de la fórmula GP2.

Comienzan a destacar los mexicanos en automovilismo

Este tema también está relacionado con el mensaje mencionado anteriormente: “Viene el Ascenso Impresionante de México”.