Se están extrayendo 2,500 millones de seres de los inframundos

Con una aspiradora gigantesca (porque estas almas no quieren salir), el ejército de la Luz está sacando del planeta a infinidad de hermanos de los 5 inframundos, entidades quienes vivían atemorizados y eran utilizados como fuente de energía para el Anticristo y los seres del camino oscuro.

Estado de México, 27 de septiembre 2012. Ceremonia de cierre del trabajo de Ixtapaluca. En esta fecha nos dirigimos a la pirámide de Ixtapaluca “a cerrar el trabajo” de la primera etapa de purificación personal de Gudai-Shambhala. Al comenzar la meditación, Ramavayán vio un arcoíris y, al preguntar qué significaba, los Maestros dijeron que ese símbolo era “El cierre de una cultura”. No entendimos esto, pero nos explicaron que los antiguos habitantes –y las personas que habían trabajado en ese sitio sagrado- habían dejado muchos trabajos espirituales abiertos, que algunos de ellos fueron de Luz y otros de maldad, pero que finalmente con el manejo de energía que estábamos haciendo se cerraba todo este ciclo, se terminaba una etapa muy importante para México y el mundo, y se concluían muchos de los trabajos que habíamos realizado hasta este momento.

Entonces pedimos que nos explicaran la razón fundamental de haber estado en Ixtapaluca, de haber tenido que ir hasta esa apartada zona a trabajar y a purificarnos. En primer lugar nos agradecieron el trabajo tan intenso que se hizo en estos años. “Tuvieron mucho sufrimiento, pero esto era necesario” –comentaron los Maestros. Dijeron que teníamos que haber ido hasta ese lugar por la energía que tenía, la cual Ramavayán había estado utilizando para limpiar a nuestro mundo, contrarrestando la energía inversa que había manejado el Anticristo. Señalaron que, aunque había mucha energía sucia mezclada con limpia, teníamos que haber ido a purificar esa zona por la calidad de la energía que había permanecido allí y que Ramavayán había utilizado en las purificaciones más importantes, ya que con esa energía se iría abriendo y purificando el valle de México. “Es un lugar de lo más sagrado que hay en el planeta” –le comentaron a nuestro líder.

Mixquic es el centro, el origen de este gran núcleo que es Xochiatecutli –nos indicaron- "e Ixtapaluca poseía una energía muy especial que estaba esperando a que llegara nuestro líder para utilizarla. Había una energía acumulada que Ramavayán estaría utilizando en estos años para poder limpiar al mundo y también para que Ustedes limpiaran su energía negativa. Este tipo de energía ya se agotó en este sitio”.

Comentaron que, para limpiar todo lo que purificamos a nivel personal en estos cinco años, “en condiciones normales se hubieran requerido 5,000 años de trabajo”, de allí que era vital utilizar esa energía para limpiarnos. También dijeron que, aunque el sitio quedó cerrado energéticamente, “se va a abrir cuando vayan a trabajar en él”.

El inframundo. Desde hace meses hemos estado preguntando de dónde se alimenta de energía el equipo del camino oscuro, y hemos encontrado que existen varias fuentes de energía que los sustentan. Aunque un día nos dijeron los Maestros que existía una fuente de energía arriba, en la estratósfera, fue hasta hace poco que Ramavayán encontró que había muchas personas esclavizadas en el subsuelo, en lo que llaman “el inframundo”. Ramavayán fue a visitar ese sitio el otro día a nivel del etéreo. “Las personas allí son como zombis, hay una infinitud de seres aterrorizados, que están allí abajo purificando su maldad” –explicó.

Después mencionó que: “traté de sacarlos, les dije: ´¿qué hacen Ustedes aquí? ¡Vámonos de aquí!, éste no es un lugar bueno para Ustedes´, pero ellos me veían asombrados, como si les estuviera hablando de algo terrible, me volteaban a ver y se decían a sí mismos: ´¿quién es este ser y de dónde salió? Parecía que lo que les mencionaba era imposible para ellos”. Después describió a esos seres: “Era un grupo inmenso, infinito de almas, todas ellas demacradas, con las extremidades torcidas, parece como si los estuvieran torturando. Y tienen pavor de salir de allí, como que imaginan o les dijeron que ´arriba la vida es aún peor que abajo´. Son seres engañados, vilmente utilizados por las personas del mal para que les generen energía y ellos puedan vivir como reyes. Es increíble todo lo que había puesto el Anticristo en este mundo para ganar el Armagedón. Por eso tuvimos que generar un plan que él no imaginara, a fin de tomarlo por sorpresa y derrotarlo”.

A limpiar el inframundo. Fue así que decidimos hacer un trabajo con energía de Dios para que pudieran liberarse de su tortura todas esas almas que han estado siendo utilizadas (nos indicaron que esa zona era la principal fuente de energía que le quedaba al grupo del camino del mal). Decidimos que era momento de pedirle a Dios –por intercesión de Ramavayán- que todas esas personas fueran sacadas de ese sitio para que pudieran acceder a otros caminos de crecimiento espiritual menos tortuosos. Así que le pedimos a Jesús el Cristo y a los Maestros que colocaran una puerta dimensional o un túnel que sacara a esos seres del interior del planeta. Mientras meditábamos, Ramavayán puso a nivel del etéreo una especie de “aspiradora gigantesca” que comenzó a extraer esas almas, llevándolas hacia el túnel del amor y hacia otros sitios donde los Maestros decidirán cómo llevarlas a caminos de purificación más idóneos para sus espíritus.

Al terminar el trabajo, nuevamente volvimos a recibir una “lluvia de bendiciones”, con una precipitación incipiente que nos estaba dando energía de cierre para todos los trabajos que realizamos hasta esta fecha. Ramavayán sintió que “se quitaba un gran peso de encima”, que toda la etapa de estar yendo a trabajar hasta Ixtapaluca finalmente llegaba a su fin. Nos agradecieron todo el esfuerzo que hicimos por la importancia que significó esta etapa. Entonces nos llegaron saludos Dios y de la Virgen de Guadalupe.

Ya con una lluvia más copiosa, Sharover salió corriendo al automóvil y, mientras tanto, Ramavayán selló el trabajo haciendo ciertos movimientos energéticos a la entrada del recinto. En la noche cayó una tormenta monumental en el Valle de México, con una fuerte granizada e importantes inundaciones en varias zonas.

Son 5 inframundos. Al día siguiente Ramavayán estaba muy cansado después de lo que significó el trabajo para vaciar los inframundos. Al respecto, los Maestros Ascendidos le explicaron que “fue un trabajo muy fuerte, no sólo hay un inframundo; después del primero, existen cuatro inframundos más hacia abajo”. Le pidieron que se relajara y descansara, por que las energías que se movieron fueron muy fuertes. “En total son dos mil quinientos millones de seres los que estaban viviendo en el inframundo” –le comentaron los Maestros Ascendidos. “Durante dos meses se van a estar liberando todas esas almas” –indicaron. Después llegaríamos a la conclusión –confirmada por nuestros guías espirituales- que los seres que residían en los inframundos tomaban su energía del núcleo de la Tierra, y luego la transmutaban en maldad, energía con la cual muchas personas del camino oscuro sobrevivían.

Salen más emociones. Horas más adelante, Sharover se percató de que nuestro Maestro estaba sacando diferentes emociones y sentimientos de tristeza, por lo que le preguntó -no sin cierta extrañeza y desesperación al ver que su amigo, hermano y líder seguía sintiéndose mal: “¡Pues qué, después de todo lo que hemos limpiado, ¿acaso tienes un tubo etérico que te está metiendo energía sucia todo el tiempo?” Y, para nuestro asombro, los Maestros dijeron: “Sí, en efecto, Ramavayán todavía tiene un conducto que está a la altura del ombligo y que le está metiendo energía sucia desde hace mucho tiempo”. Ramavayán se sintió muy cansado, harto, hastiado de todas las faenas que ha requerido esta misión que aún no se termina.

Después dijo: “El anticristo estaba muy afianzado, tenía amarrado todo por todas partes, por eso se sentía tan seguro, pensaba que su plan era infalible” –lamentó nuestro líder, ya que se sentía abatido por el reciente trabajo, que le quitó mucha energía.

Desenlace. En días posteriores nos comentarían que este trabajo de liberación del inframundo –aunque todavía requiere de dos meses para extraer a todos los seres que siguen atorados en ese infierno- era el más importante para que se terminara de consolidrar la transformación energética en nuestro planeta.