"Tener Fe en Nosotros Mismos es tan importante como Tener Fe en Dios"

Dos temas destacan en esta ocasión para nosotros, los integrantes de la Línea de la Luz: “Tener Fe en Nosotros mismos”, y “comunicarnos para trabajar en equipo”.

México D.F., 9 febrero 2013. Lo escuchó en una plática. Ramavayán estuvo en una reunión en la que se trataron temas de importancia para la zona en la que radica y, mientras el expositor iba comentando ciertos asuntos, nuestro líder iba captando otras cosas, como si le estuviesen hablando en dos idiomas diferentes. De algún modo, él detectaba desde el nivel del etéreo ideas complementarias a las que el expositor iba mencionando. Todas estas ideas separadas, crearon un significado que presentamos aquí.

Cómo era nuestro mundo. “Los demonios, las personas del camino oscuro” –comenzó a anotar Ramavayán en su cuaderno a medida que iba traduciendo los mensajes que estaba recibiendo- “nos acostumbraron a vivir en un planeta seccionado, dividido en razas, culturas y niveles socioeconómicos distintos. Ellos sabían que debían dividirnos porque, como lo he expuesto anteriormente, la técnica principal del Maligno y que le dio mucho éxito siempre fue ´divide y vencerás´ ver ´reencuentro de hermanos de la Luz´. Por eso promovieron que cada país fuese aislado, y que se tuviera un orgullo muy elevado de cada una de las características que marcaban una diferencia en su cultura. De tal forma que habría distintas personas con energías variadas en cada parte, y esas personas se mantendrían separadas del resto; así no podríamos llegar a un acuerdo para defendernos de las fuerzas enemigas. Era generar un medio de control sobre las sociedades, y para ello se crearían diferencias que separarían a los grupos entre sí".

Cómo estaba organizado todo esto. Nuestro líder explicó: “En primer lugar, sobrevaloraban las diferencias y el ego, la auto importancia. Así, los aspectos culturales de un grupo serían considerados ´más importantes´ que los de otros. Se buscaba entonces que existiera mucha competitividad, y que las personas estuviesen orgullosas de lo que les caracterizaba. En segundo sitio, se generaban reglas que iban acotando las acciones, y que evitaban la indisciplina; esto nos hacía creer que todos nos estábamos dirigiendo ´hacia el bien común´. Y finalmente, una vez establecido un orden en la sociedad, cuando había controles que mantenían las bases en ´paz´, sin que hubiese levantamientos ni reclamos, en ese momento los demonios se saltaban todas las reglas, y le quitaban a los demás su dinero con distintos mecanismos, cometiendo actos de corrupción, utilizando privilegios y obteniendo ventajas que no estaban disponibles para todos. En pocas palabras, gracias a los arreglos energéticos que existían (ver "La Caja de Pandora", estos demonios podían robar, cometer errores y hacer fechorías para beneficio de sus amigos, pero al final nunca los castigaban, y las cárceles estaban repletas de personas inocentes. Toda esta educación que nos dieron, estaba dirigida a que no supiéramos trabajar en equipo, a que no tuviéramos idea de lo que estaba sucediendo realmente y, de este modo, que pudieran manipularnos a su antojo”.

Los conceptos cambiaron, pero el resultado siempre fue el mismo. “El mundo evolucionó en lo aparente, y surgió un concepto que podría salvarnos a todos de toda esta división: la Globalización. A pesar de que lo global es lo abierto, lo transparente, los demonios evitaron que nos pusiéramos de acuerdo entre los ciudadanos de las diferentes naciones; se trató de evitar a toda costa que la organización maligna se saliera de control. Surgió el Internet, uno de los baluartes de nuestra sociedad. Sin embargo, el control económico se hizo mucho más estricto, a fin de quitar recursos a las personas buenas. Los dueños del capital se dieron cuenta de que había que quitarle poder a los gobiernos: los empresarios tomaron el dominio, crearon grandes multinacionales e inventaron mecanismos electrónicos para mover capitales de un lugar a otro en segundos. Los empresarios ahora eran quienes ponían las reglas; ellos se apropiaron de la capacidad de derrocar gobiernos con sólo oprimir un botón. Instituciones diversas -como la Central de Inteligencia que todos conocemos-, fueron capaces de destruir naciones, produciendo disturbios, creando deuda y asociándose con los gobiernos espurios para imponer enormes cuotas por concepto de intereses (ver: El Mundo vs EEUU. También impusieron el control de las sociedades a través del narcotráfico (ver: La Debacle del narcotráfico). Con todos estos métodos, el orden mundial mantenía su función”.

“Los ´demonios´ (como le llamamos a las personas con muchas emociones indeseadas y karmas en su interior) siempre han controlado a nuestros gobiernos y a nuestras personas manejando la información y dividiendo a los ciudadanos; un país dividido es fácil de manipular (ver: ´reencuentro de hermanos de la Luz´). El mundo estaba seccionado con energía sectorizada y con bloqueos energéticos para la gente buena, quienes estando ignorantes de la realidad que existía siempre nos veíamos imposibilitados de actuar. Así ha ocurrido en México por décadas, así como en muchos países del ´tercer mundo´. Y a pesar de que la energía está regresando a la normalidad, ahora es fácil advertir a muchos demonios haciendo por costumbre lo que han hecho por generaciones: siempre sale a relucir un tramposo que se salta todas las reglas, que roba miles de millones de dólares, que piensa que las condiciones son como antes, sólo que ahora nos damos cuenta todos de lo que hacía”.

“Todo estaba de cabeza, pero llegó la acción contra el Anticristo, comandada por los Maestros de la Luz. El cambio de Era fue favorable gracias a una imprescindible planeación que logró que se destruyeran las divisiones energéticas y que fluyera mejor la energía entre las naciones para que, en lugar de tener un futuro que nos destinaría a la autodestrucción –como lo fue planeado por el Anticristo-, lográramos un cambio verdadero, una globalización del amor (que poco a poco está dándose nuevamente en nuestro planeta). Debido a la nueva energía imperante, muchas personas que a nivel del etéreo pertenecen a razas enemigas al Cristo, hoy día están sufriendo severos problemas de salud. Como nos dijeron los Maestros Ascendidos en el texto de La Ira, ´su propia ira se está poniendo en su contra´). Ésa es la principal razón por la que tantos y tantos seres están padeciendo cáncer en estos momentos; el odio hacia ellos mismos y hacia los demás les provoca este tipo de enfermedades”.

“Nuestra realidad era una pirámide invertida (ver tema: Ramavayán es la punta de lanza, y en esa estructura yo era el último de todos. Pero poco a poco nuestros Guías Espirituales están regresando la realidad a como debe ser. En México es donde esto va a ocurrir más rápido. Somos un país explotado, nos obligaron a subyugarnos, a vendernos a los grandes capitales; todavía tenemos muchas situaciones de total y rotunda esclavitud. Somos personas tradicionales, familiares, a quienes trataron de cambiarnos, de imponernos otras culturas diferentes en las que se odiaba a otros. Han cambiado nuestra alimentación; hoy día lamentablemente somos un país con mucha diabetes y el índice de obesidad infantil más alto del mundo (ver EUUU no es el origen de la maldad, sólo un modelo). Muchas veces los mexicanos compramos el modelo norteamericano y sólo queremos vivir como ellos, pero esto olvida quiénes somos y todo lo que valemos".

“Hermanos: Ésta es la historia de nuestro mundo, un mundo que estuvo a centímetros de haber caído en el caos y la autodestrucción definitiva. Hoy día, las reglas impuestas por los demonios están modificándose con la nueva energía de la Era de la Verdad. Podemos vivir todos juntos en armonía, compartiendo el mismo planeta, pero respetando que todos somos diferentes. Podemos vivir individualmente, pero compartiendo una misma meta: la de disfrutar nuestra hermosa casa que es la Tierra, respetándola y amándola. Dense cuenta cómo los demonios son todos aquellos quienes hacen trampa porque estaban vinculados con los políticos y quienes se beneficiaban de la maldad. La globalización destruyó a muchos países, pero afortunadamente logré detener el origen de esta dominación y todo está cambiando. México va a ser el primer país en lograr una mayor justicia y equidad. Nuestra tierra va a comenzar a funcionar para los mexicanos. Claro que estamos invitando a los hermanos de otras naciones a formar parte de este nuevo proyecto; serán mexicanos si llegan a amar a estas tierras y a su gente de corazón. Pero si vienen con afán de conquistadores, con soberbia y tratando de dominarnos y de explotarnos nuevamente, terminarán abandonando la materia”.

Observando a la gente. Así continuó hablando Ramavayán: “Mientras escuchaba la plática y observaba a los asistentes a ese evento, me llegó el mensaje de que casi todas las personas a nuestro alrededor tienen un mundo vacío. Todos están viviendo en esta realidad buscando algo. Si tienen dinero, buscan amor; si tienen amor, les falta dinero y anhelan tenerlo con mucho apego e incluso generándose problemas. A todos les falta algo, de algún modo, todos estamos vacíos. La ansiedad por no tener lo que se quiere es un problema muy común en nuestra sociedad. El resultado de estar vacíos, de que nos falte algo, es que no podemos estar en paz. Cuando estamos en el trabajo, siempre estamos buscando lo que sigue, no disfrutamos lo que hacemos, porque la angustia toma el control de nuestras vidas. Por esto, nuestra mente siempre está inquieta, saltando de un pensamiento a otro, y no podemos salir de nuestra realidad inferior por más intentos que hagamos; siempre estamos regresando a nuestro vacío, y no nos damos cuenta de que nuestra vida está siendo miserable”.

La Fe debe ser Personal. “A fin de salir del vacío de nuestra realidad, de nuestras existencias tristes, es necesario fortalecer nuestra Fe. Pero la Fe no debe ser únicamente hacia Dios, enfocada en su existencia; más bien, debe ser una Fe en nosotros mismos. Tenemos que aprender a tener confianza y seguridad en lo que sentimos, aprender a vivir sin la influencia del miedo. Cuando logramos vivir sin miedo, es porque logramos obtener la Fe en nosotros mismos. La globalización nos llena de miedo, nos hace ver la vida como una lucha en la que todos son enemigos; para ser felices, tenemos que aprender a ser no-individuales, finalmente todo es para todos. Pero como nuestra cultura y el Anticristo mismo nos pusieron a competir unos contra otros, defendemos nuestras identidades y culturas sintiendo que somos superiores a los demás; terminamos encerrándonos en nuestros países, en nuestras creencias ridículas, y nos quedamos aislados, buscando bloquear a otros. Por eso está cayendo la Unión Europea y los Estados Unidos; prácticamente estos países se están muriendo, porque no quieren salir de su vacío, y por pretender llenarse de dinero y de poder; por eso cada vez son más violentos, por el miedo que tienen a desaparecer”.

Nuestra tarea principal ahora. “Tenemos que aprender a conocernos a nosotros mismos para saber qué es lo que nos hace falta y qué es lo que nos llena; así como saber qué nos vacía. Tenemos que sentarnos no a vivir como animales, teniendo una vida acelerada y desenfrenada, llena de actividades sin sentido. Tenemos que sentarnos a pensar, a meditar, pensar seriamente y con profundidad qué es lo que nos hace felices, no lo que hace feliz al vecino o a mi familia, sino lo que nos hace felices a nosotros mismos como individuos. Tenemos que aprender a no ser borregos, a no seguir modelos como el norteamericano o el anglosajón. Esas culturas vienen en picada. En Latinoamérica a menudo creemos que las costumbres de otros países son las mejores para nosotros, y abandonamos lo bueno de nuestra cultura. A nivel personal, posiblemente tener una sola mujer que nos ame y nos quiera con todo su corazón es más que suficiente para ser felices; pero esta fórmula a lo mejor no es la que requiere otra persona. Quizá para alguien todo lo que necesita es subirse a una motocicleta clásica y salir a surcar las carreteras del mundo; otros a lo mejor lo que necesitamos es estar en compañía de nuestros hijos; cada quien es diferente. Por eso hay que meditar y saber qué es lo que nuestra alma necesita, lo que es bueno para nuestra realización”.

Busquemos la Felicidad. “El Anticristo tuvo mucho éxito sectorizando, dividiendo a nuestros pueblos y poniéndonos contra otros. Por eso hay tantos países aquí. Sin embargo, en nuestro futuro van a existir empresas que serán de todos, no solamente de una sola persona. Vamos a ser ciudadanos de la Tierra, no mexicanos y argentinos y puertorriqueños. Todo va a funcionar en armonía; no va a haber agresiones, todos vamos a vivir apoyándonos. Observemos esto: Actualmente, todos estamos enojados. Observen a las personas en las ciudades: Todos sufren. Si tienen trabajo, sufren. Si son bajos de estatura, sufren. Si son demasiado altos, sufren. Si una persona es de piel morena en un país de blancos, sufre; incluso si tienen mucho dinero sufren. Reflexionemos por qué estamos sufriendo. En lugar de sufrir, deberíamos aprender a soltar nuestras preocupaciones, uniéndonos a grupos de personas positivas con quienes podamos crecer. Más adelante indicaremos cómo podemos limpiar nuestras emociones indeseadas, pero en un inicio debemos comenzar observándonos a nosotros mismos. Si tus papás te pegaron tú no les pegues a tus hijos; si los grandes te molestaron, no molestes a los pequeños. El ´Bulling´ es un mal universal y siempre ha existido. El ´bulling´ también se da por los sistemas socioeconómicos creados por los ´demonios´, los crearon para doblegar a quienes estábamos aislados”.

Los negativos. “Un ´demonio´ es aquél quien cree que todos son como él / ella. Los demonios -por como se dieron los procesos de encarnación en este tiempo-, tuvieron que vivir infancias muy difíciles; ahora ellos quieren que todos suframos y que vivamos como ellos. En todo el mundo en estos momentos los ´demonios´ están buscando hacer infelices a los demás. Por eso, es responsabilidad de cada uno entender de qué carecemos, para saber qué nos ayudará a complementarnos. Los países no son felices. La gente está siempre enojada, siempre están destruyendo, buscando el mal. La globalización debe ser de armonía, de fraternidad, y algún día vamos a alcanzarla, pero se necesita un alto grado de amor, felicidad y correspondencia con los demás para esto. Tenemos que dar amor, convivir con nuestros vecinos, hacer el bien sin esperar nada a cambio. Ése es la verdadera transformación, lo que hace falta para que todos comencemos a ser felices. Yo en estos momentos podría ser feliz, pero estoy sintiendo una ansiedad que aún no he podido quitarme, ni tampoco Sharover ni Oleg lo han logrado. Siempre estamos pensando: ¿y si algo pasa y nos quedamos sin lo que tenemos? ¿Y si nos roba nuevamente el banco? Por eso me dicen los Maestros que la Fe en nosotros mismos es tan importante como la Fe en Dios. Durante muchas vidas nos hemos creado esos miedos. ¿Qué es lo que nos hace flaquear? Que no creemos en lo que vamos a lograr. Si tengo Fe en mí, en automático tendré Fe en Dios. Hermanos, los invito a que reflexionemos sobre estas palabras, y a que aprendamos a llenarnos de lo que realmente nos hace ser felices. Ya nos han comentado en otras ocasiones que, al dar y ayudar a otros, eso nos hace sanar nuestras emociones y nuestras almas. No olviden esto, y sigamos adelante purificándonos y buscando un mundo mejor para quienes pertenecemos a la Línea de la Luz. Los ama y respeta, su hermano Ramavayán”.

Manténganse Unidos y Comunicados. El 26 de noviembre del 2012 nos habían comentado como un tema imprescindible: “la gente de la Luz tiene que tener comunicación entre sí”. Éste es un tema que recalcó Ramavayán como crucial, ya que por los antecedentes energéticos y organizacionales que tenemos en nuestro mundo, existe mucha desidia, muchas emociones basura de intolerancia, imposibilidad, miedo, fracaso, etc, las cuales nos generan aislamiento y desorganización. “Tenemos que estar abiertos a la comunicación, no cerrarnos” –comentó nuestro líder. “Me dicen los Maestros que debemos abrirnos a los demás para poder adquirir nuevos conocimientos, y que es vital que aprendamos a trabajar en equipo”. “Posiblemente el cambio de nuestro mundo para pasar de un infierno a una realidad superior va a tomar mucho tiempo” –comentó Sharover, “pero tarde o temprano vamos a lograrlo". A lo que concluyó Ramavayán: “Es un camino muy arduo el que tenemos enfrente; falta mucha purificación y muchos cambios, pero tenemos que invertirle tiempo y amor al mundo que queremos sin esperar nada a cambio; y aprender a no dejarnos vencer por el mundo de las emociones basura, porque éstas nos quitan mucha energía, nos acaban” -dijo.