“La Lógica No Existe” – Saint Germain

México, 20 de diciembre 2008. Todo este esfuerzo de Ramavayán por prepararse para la misión, el hecho de creer en las palabras de los Maestros Ascendidos como la única verdad, ha sido para él y para nosotros una de las cuestiones más difíciles de asimilar. Desde que comenzó este proceso hace más de 3 años, cuando hicimos las primeras preguntas a los Maestros (ya llevamos casi 3,000 preguntas realizadas*), pedimos que nos dijeran qué necesitábamos tener para triunfar en todo lo que hiciéramos, y la respuesta fue: “Tienen que desarrollar una Fe inquebrantable”. Esta petición fue uno de los primeros “baldes de agua fría” que recibimos y, sin lugar a dudas, uno de los retos más difíciles de entender debido a nuestra formación racional.

Vivimos en una sociedad cuadrada, incrédula y por demás “lógica”. Llegas a este mundo con el corazón abierto y, en pocos años, la realidad ya te lo cerró a golpes. Hasta hace unos meses, la única opción que teníamos los seres humanos era aliarnos a la lógica del ego, o sufrir humillación tras humillación. Si creías en una sociedad igualitaria, como la que buscaba Jesús el Cristo, prácticamente te convertías en un “paria”, un ser inadaptado de este mundo. Y nada más no tenías dinero, y te convertías en un ser “invisible” para los demás, nadie te llamaba, automáticamente todos te aislaban.

Por otra parte, incluso para mucha gente del camino de la Luz, aceptar la victoria de Ramavayán ha sido algo difícil de creer. Nuestro hermano José Ángel, un ser del equipo de Miguel Arcángel, quien tiene el don de ver a seres del etérico (José Ángel dibujó a Sholom y a Ramavayán en cuarta dimensión), él no cree en la victoria sobre el mal y es un temeroso del 2012. Un día que nos reunimos con él en un café cerca del WTC en México, José Ángel vio al Arcángel Miguel llegar a coronar a Ramavayán. De acuerdo con nuestro amigo vidente, el Arcángel traía una hermosa capa multicolor, llena de hermosos detalles, y le puso una corona de rey a Ramavayán, en un acto de bendición y apoyo para nuestro querido líder en días previos a la batalla final. Sin embargo, después de que ocurrió el Armagedón, cuando le dijimos a José Ángel de la hazaña de Ramavayán, se rehusó a creerlo. “Esto es imposible de creer” –él dijo. “Pero si tú viste a Miguel Arcángel coronar a Ramavayán” –le dijimos. “Miguel Arcángel puede coronar a cualquiera” –mencionó. “Ramavayán es un ser de mucha Luz, pero no creo que haya vencido al Maligno” -dijo. Sin embargo, nosotros sí creímos en la coronación de Miguel Arcángel, a pesar de que nunca la vimos.

Por eso, al pertenecer a un mundo racional y estructurado, se nos dificulta tener una Fe inquebrantable; y por eso siempre exigimos a los Maestros que nos den razones, explicaciones lógicas, respuestas a nuestro nivel de entendimiento; todo esto así fue hasta que un día el Maestro Saint Germain nos dijo: “La lógica no existe”. Estábamos confundidos y, escuchar esas palabras, nos caló en lo más hondo: “¿Cómo es posible?” –nos preguntábamos extrañados. Pero la respuesta era la misma: “Ustedes buscan la lógica en todo lo que les decimos, pero la realidad es que la lógica no existe, ésta fue un invento de Ustedes, los seres humanos; en el universo no se utiliza esa lógica”. “Y qué pasó entonces con Aristóteles, Descartes y Schiller, se la pasaron perdiendo el tiempo?” –nos decíamos enojados, sin poder aceptar lo que nos estaban diciendo.

Con el paso de los días, apoyándonos en nuestra Fe, pudimos comenzar a entender que, de algún modo, la lógica es un método muy efectivo para limitar las vastas posibilidades de Dios en la Tierra. “Si A conoce a B, y B conoce a C, entonces A conoce a C…” esto fue lo que aprendimos en la escuela secundaria. Y siguiendo la lógica, toda nuestra vida usamos ese tipo de razonamientos para todo lo que creemos. “¿Y qué tal si C bloqueó la percepción de A para que éste no lo conociera? ¿Qué tal si estaba escrito en el destino que A y C no podrían verse de ningún modo, a pesar de estar físicamente el uno frente al otro?” Es un hecho que, con la lógica, siempre tratamos de poner la realidad en una caja, de limitar los espacios y de controlar lo que desconocemos. Nuestro miedo se escuda muy bien en la lógica ya que, teniendo todo en un espacio pequeño, nos sentimos más seguros, y no nos agobia pensar en la gigantesca e infinita libertad de Dios. La lógica nos da calma, y nos ayuda a sentirnos a gusto con nosotros mismos.

Sin embargo, tampoco entendemos la realidad de la Fe. Hay algunas promesas que hicieron los Maestros Ascendidos a Ramavayán que, a la fecha, no se han cumplido en tercera dimensión. Por ejemplo, hace meses nos dijeron que un día numerosos canalizadores de la Luz en el planeta recibirían el mensaje de la Victoria de la Luz, y que esta noticia se daría a conocer abiertamente. Al ver las canalizaciones que se dan el día de hoy, le hemos comentado a los Maestros: “¿qué está sucediendo?”, y ellos pacientemente nos informan que, durante varios meses, muchos de estos canales seguirán conectados con mensajes del momento anterior al Armagedón (mensajes que de alguna manera estaban influidos por el miedo y por la realidad que existía entonces). “¿Pero por qué es esto?” –les insistimos. Y así vamos por la vida, siempre queremos recibir una respuesta lógica ante aspectos que desconocemos… pero si seguimos siendo necios, tercos y estúpidos utilizando la lógica para todo, ¿realmente qué estamos aportando nosotros? La Verdad es que siempre existe un motivo, un propósito superior para cada persona y para cada cosa. A lo mejor ahorita no podemos entenderlo, porque usamos la lógica, pero lo innegable es que Dios siempre está a nuestro lado, siempre está presente, ayudándonos a crecer en la Fe de su Amor hacia nosotros. Porque si Dios nos diera todo asimilado, ¿tendríamos algún mérito?


------------

*NOTA INTERESANTE: Todo lo que ves en esta página, absolutamente todo, los colores, la marca “Gudai-Shambhala”, el nombre de Ramavayán, los logotipos, las noticias, todo ha sido recibido a través de la conexión de Ramavayán y de otros canales.