Lo que el Demonio se Llevó*

Ramavayán ha insistido que “cada día que un ´demonio´ abandona nuestro planeta´, se da un descanso, se distribuye mejor la riqueza y, de algún modo, el mundo recupera un poco de su energía”, lo que es indispensable para ir logrando que todos tengamos una mejor calidad de vida.

México, D.F. Octubre-Diciembre 2013. Hemos estado comentando que, debido a las transformaciones que Ramavayán y el equipo de Gudai-Shambhala hemos estado generando en la energía de nuestro mundo, “muchos demonios abandonarán la materia en estos meses”. Por la energía que manejan estas personas, Ramavayán recalcó los beneficios que tiene el hecho de que “los demonios” (o “seres con más de 5,000 emociones basura”) estén dejando la materia. Así lo comentó: “Un demonio es una persona que no deja vivir en paz a las personas buenas, un ser que afecta a muchos hermanos de la Luz al mismo tiempo, que nos perjudica a veces de manera inconsciente y, en otras ocasiones, con agresiones verbales o físicas. Un demonio puede afectar al mundo con su sola presencia e influencia energética. El equipo de hermanos de la Línea de la Luz, por razones propias de nuestra misión, hemos tenido que convivir con muchos demonios en nuestras vidas”.

Y puso el ejemplo de un conocido suyo: “Por muchos años observé a un ser muy problemático que siempre generaba conflictos en la familia con la éste convivía. Tenía la capacidad de poner al papá en contra de los hijos, y luego decía mentiras con las que lograba que los hijos se enemistaran con la mamá, y después los ponía a todos en contra de la abuelita. A pesar de su maldad, este demonio siempre salía victorioso, sabía colocarse en una posición donde nadie podía tocarlo, aunque su estrategia era cobarde y manipuladora. Al lado de este demonio nadie podía estar en paz aunque, por extraño que parezca, poseía un carisma muy especial que lo hacía tomar el papel de líder, alguien a quien todos escuchaban. Con su astucia y energía de confusión** tenía la capacidad de producir situaciones enmarañadas donde él siempre destacaba; pero a cada rato buscaba la forma de meter en problemas a todos quienes le rodeaban”. Entonces Sharover, quien también ha estado relacionado con este tipo de seres, indicó que “los demonios son similares a los personajes de las telenovelas quienes, aunque Ustedes no lo crean, sí existen; son reales y personas muy conflictivas”.

Una vida de enfrentamientos. Entonces Ramavayán comentó nuevamente sobre todos los problemas que tuvo que soportar en su vida: “Por darles un ejemplo, mis propios maestros -los profesores de la escuela a la que asistía-, si yo no les agradaba al inicio del curso, se ponían en mi contra durante todo el ciclo escolar; era una situación frecuente que yo no comprendía por qué se daba, pero que me generaba muchos dolores de cabeza (ahora sé que, en gran parte, esto sucedía por los enlaces energéticos que yo traía y que sirvieron para cumplir mi misión), pero todo el tiempo tenía que estar soportando maltratos; los maestros me ponían castigos por cualquier cosa y tenía que realizar tareas adicionales todas las semanas; mi vida a un lado de los demonios siempre fue una pesadilla”. Entonces complementó: “A mí me tocó vivir una vida difícil hasta que en Gudai-Shambhala pudimos comprender que la energía de confusión** -que había sido instaurada por el Anticristo para perjudicarnos-, era la responsable de todo esto. En la escuela a la que iba había muchos ´maestros que no son maestros´, y allí los demonios-docentes hacían equipo con los demonios-alumno, con quienes se asociaban para generarme conflictos. Esta situación fue una guerra constante que se presentó durante toda mi vida, sólo hasta hace unos meses -cuando logré cambiar la energía que me afectaba- y comenzaron a dejar de presentarse estos ataques en mi contra”.

Una Vida sin Sentido. “He tenido que reflexionar sobre todo el daño que produjeron personas cercanas a mí que eran negativas” –continuó exponiendo nuestro líder “y sobre cómo los demonios pusieron a mis hijos en mi contra. En mi casa se dio una batalla campal de ´todos contra mí ´. Los familiares de mi esposa pensaban que yo era un maldito; era tal la mala fama que los demonios habían creado a base de engaños y mentiras, que varios parientes venían a mi casa desde ciudades lejanas, se acercaban y con comportamientos extraños entraban para ver cómo vivíamos y corroborar lo que les habían dicho. Los demonios habían creado el cuento de que yo golpeaba a mi mujer y que ella vivía en condiciones deplorables. Varias personas me tenían en un mal concepto; pero yo no hacía nada malo, todo lo contrario, no entendía lo que estaba sucediendo, y siempre hablaban mal de mí a mis espaldas”.

“Por otra parte, mi casa siempre estaba sucia, todo era un desorden alrededor mío; me movían las cosas de lugar, me escondían la ropa; en fin, para no hacerles una historia muy larga, mi vida fue una congoja durante 30 años, desde que me relacioné con mi familia política”. Así concluyó: “Después de mucho tiempo de reflexionar sobre lo que ocurría y gracias a los consejos de mis amigos -quienes me ayudaron a analizar todas estas situaciones- fue que entendí que, cuando los demonios abandonan la materia (como se dio con Ogypter), se produce un gran descanso; cuando esos seres se llevan su negatividad a otro lado, se siente una gran paz y un alivio”.

Otro ejemplo. Entonces Ramavayán puso otro ejemplo del fallecimiento de un conocido suyo, el cual fue muy significativo, porque era otro demonio problemático. “El día que una persona que conocía abandonó la materia, fue muy curioso para mí ver que su familia -además de sentirse triste por su partida, demostraba de algún modo ´un gran descanso´. Fue increíble verles las caras de alivio a sus hijos. Cuando ese ser murió, al fin de semana siguiente -en una fiesta-, pude ver a sus hijos bailando relajadamente, como si les hubiesen quitado una lápida de encima. Se les veía un extraño rostro de tranquilidad -aunque sí extrañaban y querían a su padre. Por eso les digo que, cuando los demonios se van, se llevan de aquí toda su amargura y su negatividad; por eso le he insistido a Sharover lo importante que ha sido esta estrategia mía de pedirle a Dios que se lleve a los malditos porque, cuando nos abandonan, al día siguiente sale el sol y se ve el cielo más azul; el mundo cambia, y todo esto es para lograr que tarde o temprano nuestra vida sea mejor” -concluyó.

Nuestra labor. Finalmente, Sharover recordó lo importante que sería también el quitarnos la contaminación demoniaca que nosotros mismos traemos. “Nuestra experiencia es que primero tenemos que liberarnos de nuestros propios karmas, quitarnos nuestros propios demonios internos y, después, cuando el ´vaso´ (o ´templo´) esté limpio, podrá ingresar la Gracia, la alegría y la prosperidad; una vez que logremos quitarnos las emociones basura -que son las cadenas que impiden que tengamos una vida mejor- es entonces que lograremos el objetivo de Gudai-Shambhala: que todos los seres humanos podamos vivir con mejor calidad de vida” –indicó.

Tema relacionado: “Detecten a los demonios cerca de Ustedes y segréguenlos”.

-------------------

*Nota: El título de este mensaje (que en inglés es similar a "Gone with the wind"), coincidió con la reciente noticia del fallecimiento de una de las actrices de la película: Alicia Rhett.

**En textos posteriores platicaremos sobre cómo los demonios, con la energía de confusión, han vivido sin problemas en nuestro mundo, aprovechándose del caos y manteniéndose en posiciones sociales elevadas.