Trabajo de "Felicidad Real" y de "Verdad Real"

México, D.F., 5 de julio 2014. Este día Ramavayán hizo un trabajo energético muy fuerte, por lo que le comentó a Sharover: “Me están informando los Maestros que, con los trabajos de este día, se fracturó la Matrix”. Y aclaró: “Al parecer, con la reciente explosión energética de energía positiva que produje, hubo un golpe energético impresionante a niveles etéreos, lo cual generó afectaciones importantes a esta estructura”.

Patrones energéticos. A continuación nuestro líder comentó: “Existen muchas programaciones muy fuertes en nuestra realidad, las cuales van a comenzar a debilitarse. Por ejemplo, en la sociedad nos dicen que, para ser felices, nos tenemos que casar, o que sólo teniendo hijos vamos a poder alcanzar una felicidad plena; y tenemos miles de programaciones como éstas. ¿Quién las puso? ¿Cuál fue su objetivo? A veces me pregunto si es indispensable traer tantos niños al mundo, ya que a menudo sólo vienen a sufrir”. Y continuó dando más ejemplos de programaciones que nos condicionan: “Otra de las afirmaciones que nos dan es que, si estudiamos tal o cual carrera, vamos a vivir mejor. Cuando en verdad, si estas formas de pensar nos condicionan a hacer lo que no queremos, nos hacen infelices. Como acabamos de decir en el tema anterior, en esta realidad en que vivimos cada uno de nosotros tenemos una matrix personal; por eso la felicidad no se da fácilmente, porque el concepto de plenitud que cada uno manejamos es ficticio; buscamos la verdad por doquier sin encontrarla y llega un punto en que estamos hartos de vivir tantas mentiras que nos han impuesto, las que sólo sirven para manipularnos”.

¿Y cuál es la Verdad? Ramavayán continuó explicando: “Ahora lo que ocurre en nuestro mundo es que nadie sabe cuál es la verdad, se perdió el sentido de las cosas. Uno se va dando cuenta de que en realidad no existe un patrón, una fórmula para ser felices; todos nos aferramos a lo que creemos nos dará alegría. Es como asistir a una feria en la que preferimos un juego en lugar de otro; a unos nos gusta la montaña rusa pero, a otros, las canicas; unos quieren subir al martillo y otros a la rueda de la fortuna. Pero finalmente ¿cuál es la mejor de las atracciones, la que puede darnos la felicidad?” Entonces Sharover preguntó a los Maestros a través de la conexión de Ramavayán: “¿La felicidad está relacionada con la matrix?”, y le contestaron que sí. Nuestro líder comentó: “En mi vida he tenido muchos deseos que yo creía me darían felicidad, pero no fue así; en realidad en mi vida he sufrido muchas decepciones. Por eso necesitamos saber qué es la felicidad en verdad, para tener un método a seguir”.

Seguimos reflexionando. Y Sharover volvió a preguntar: “¿La matrix fue diseñada para generar felicidad a los seres humanos?” Y le respondieron que sí, y añadieron: “Pero sólo con la matrix original, no con la que tienen ahora, porque genera mucha energía negativa”. Por lo que volvió a inquirir: “¿Qué fue lo que le modificó el Anticristo?” Y le respondieron: “Todo”. “¿Y esto tiene solución?” –volvió a indagar, a lo que le respondieron: “Sí, ya la estamos arreglando, aunque era indispensable el golpe de energía de la explosión de energía positiva para que pudiera darse el cambio; en estos momentos la matrix sigue funcionando mal”.

Más ejemplos. Continuando con el tema filosófico, nuestro líder dio varios ejemplos para ahondar en el tema de la felicidad: “En la obra de teatro en la que estoy participando” (Nota: Es La Cenicienta, en la que él interpreta el papel del Rey Gustavo), “veo que las personas se aferran a diferentes situaciones para alcanzar la felicidad, pero no la obtienen. Hay muchos ejemplos de seres que buscan ser felices de manera infructuosa; un ejemplo típico son los millonarios de nuestro mundo, ellos tienen una felicidad material, pero eso les otorga una alegría temporal, no es la felicidad real ni una auténtica. Nuestras esposas, por ejemplo” –refiriéndose a su persona pero también a Sharover-, ”buscan un patrón para ser felices: Casarse con un buen hombre, tener hijos educados, seguridad económica, etc; ellas sienten que, cubriendo estos requisitos, van a poder vivir felices; pero la verdad es que esas situaciones no les dan sosiego. Al parecer, nadie en este mundo sabemos qué es la felicidad. Por eso muchas personas se la viven proyectando sus frustraciones; muchos me proyectan sus enfados, me echan la culpa de que no son felices, como si esto fuese mi responsabilidad”.

“¿Y cuál sería la felicidad?” –se hizo la pregunta Ramavayán. “A mi manera de ver, es estar sanos, tener salud perfecta, no envidiarle nada a nadie, y no padecer tristeza ni depresiones”. Y continuó: “Actualmente no somos felices porque traemos muchos problemas en nuestro interior, muchos remordimientos. Actuamos mal y, después, nos damos de topes con la pared al advertir que cometimos errores”. Entonces Sharover preguntó: “¿En nuestra misión estamos en un proceso de encontrar la felicidad?” Y nuestro maestro le contestó: “Sí, la verdadera felicidad está dentro de nosotros, la traemos adentro o definitivamente no la traemos. Hemos creído que lo banal nos da la alegría, pero eso no es cierto. Tampoco es verdad que tengamos una media naranja. Cuando las personas de este mundo encuentran a alguien a quien pueden amar, en lugar de dedicarse a hacerlo, en lugar de entregarse al amor, sólo se dedican a obtener alguna ventaja sobre su pareja, y eso extermina el amor”.

Una definición de felicidad. Entonces Ramavayán dijo: “La verdadera felicidad es salud, es armonía, es todo lo contrario a la envidia. Si Ustedes se dan cuenta, muchos están envidiando lo que tiene la persona de al lado, y quieren llegar a quitarle sus cosas a los demás. Ésa es la triste historia de la Humanidad, todos llegan a invadir, a abusar y a oprimir al prójimo para quitarle lo suyo. ¿Y dónde está la felicidad en eso? Por eso hoy tenemos que realizar una meditación para pedir que se dé la verdad y la alegría en nuestro mundo”.

“¿Y la verdad trae consigo la felicidad?” –volvió a preguntar Sharover, recordando que en otra ocasión nuestro Maestro le había dicho que “la verdad no te va a traer la felicidad en el mundo que tenemos actualmente”. Y ahondó Sharover: “¿De qué depende la felicidad, qué es entonces la felicidad?”. Ramavayán respondió: “El que seas auténtico, ésa es la felicidad, ésa es la verdad. Pero como no estamos en la verdad -en un rango de verdad auténtica-, la felicidad aquí en este mundo no es posible”. Y le aclaró a su amigo y discípulo: “Tú, Sharover, todavía no eres auténtico. Apenas estás empezando a serlo. La gente común y corriente no es auténtica, siempre están copiando a alguien, tratando de ver qué conocimiento o habilidad le quitan a los demás. He visto a muchos matrimonios que sólo están compitiendo, dañándose entre ellos, ¿ésa es una relación de pareja? ¿Se supone que nos casamos para eso?

Quitarse los patrones. Y siguió explicando: “Por es necesario romper el formato que nos impusieron, el patrón de la matrix, para que comencemos a tener destellos de felicidad en nuestras vidas. Si nos quitamos las cadenas energéticas, nos quitaremos las camisas de fuerza y podremos ser nosotros mismos sin que nos estén criticando, y sin ser esclavos de los parámetros familiares y sociales. Ya lo dijimos, cada uno de nosotros traemos un patrón. Y bajo los influjos de las fuerzas que lo manipulan todo, los demonios se aprovechan para manejar la realidad a su manera, para quitarte todo tu dinero y tu poder y dejarte atado de manos. Sin embargo, como hemos experimentado en carne propia, al sufrir en una relación con demonios surge un aprendizaje”.

Cómo van los cambios a estas fechas. Siguió diciendo: “A partir de las modificaciones que le hemos hecho a la energía en nuestro mundo, ahora se está generando en el orbe Justicia Divina y Orden Divino, y podemos ver la diferencia en eventos como el Mundial de Fútbol de Brasil 2014. Ahora la gente le reclama a la FIFA, ridiculizan a los jugadores soberbios y exigen justicia en los eventos deportivos. Eso no era posible antes, donde las trampas eran tan dañinas que, incluso, podían cambiar la historia de un país y nadie podía decir nada. Ahora los líderes del mundo tienen que estarse con cuidado ya que, a través de las redes sociales, se sabe la verdad de inmediato”.

“Con los demonios todo es vanidad, es lucimiento” –siguió hablando nuestro líder. “En los ambientes donde reina el orgullo, las personas sólo se juntan por algún interés y no existe la verdad ni la felicidad. Lo único que me tiene tranquilo en estos momentos en que he enfrentado momentos difíciles, es que ahora los demonios sufren, ahora ya se enferman y enfrentan vicisitudes, cuando antes no les ocurría nada malo. Hoy, por los cambios en la energía, tienen que estarse tragando sus mentiras, ellos nos dicen que son muy felices, que vencieron a la enfermedad o al cáncer, cuando en realidad sabemos que eso no es cierto, que están sufriendo y que su realidad ya no es como antes”.

Y continuó: “El patrón de los demonios los hace buscar soluciones fáciles a sus problemas; por ejemplo, nuestras esposas sólo quieren que nosotros las atendamos, o que alguien trabaje por ellas mientras se la pasan descansando. Es el programa que traen, el patrón energético que manejan y del cual ya hemos hablado. Nosotros, la gente de la Luz, estamos sufriendo porque no traemos esa programación de abusar de los demás, no poseemos la energía de los demonios que les da tanto éxito en este mundo al revés; gracias a Dios esa energía está cambiando”.

En ese momento los Maestros Ascendidos indicaron que “ya no hace falta hacer alguna modificación extraordinaria a la energía del mundo, gracias a la reciente explosión de energía positiva que produjo Ramavayán”. Y él explicó: “Estaba inconsciente cuando se presentó el accidente, no recuerdo lo que pasó en el momento de la colisión”.

Cuidado con las intenciones de los demonios. Y siguió explicando: “Los demonios se presentan ante nosotros con una máscara con la que pretenden engañarnos, dicen que su intención es ayudar, apoyar y protegernos, pero ése es su discurso mentiroso. Sólo es un engaño con el que nos agarran por donde más nos duele. Y vivimos engañados, atrapados por la programación de la matrix que nos gobierna. Y la soberbia (que es parte de esta programación), hace creer a los demonios que son muy buenas personas, pero la verdad es que sus frecuencias están muy bajas, en realidad están muy mal energéticamente hablando”.

“Ahora, con la nueva energía imperante, los demonios se destruyen solos, se dan con todo entre ellos, a veces sin percatarse. Siguen creyendo que la programación que heredaron de la matrix mala sigue funcionando, y sienten que ésa es su verdad, su secreto, pero no están viendo que la energía ya cambió y que vienen de caída. Le acaba de pasar a un pasajero en un crucero, se aventó del barco pensando que iba a impresionar a una chica con su arrojo, pero se murió; su matrix personal le decía que no importaba, que podía detener a un crucero y que iba a terminar de héroe, pero ahora la realidad es que, si te avientas de un barco, a nadie le importa, ahora esas imaginaciones de la matrix antigua ya no funcionan. Así como los demonios nunca se preocuparon por los demás, ahora ya nadie se preocupa por ellos”.

Y prosiguió: “Es muy cierto que hoy día, como están dándose las cosas, los dirigentes del mundo son más infelices que nunca, ya que se les está hundiendo el barco, se les está saliendo todo de control. Lo mismo le está pasando al hombre más rico del mundo, pretende robar dinero en otras partes del mundo, pero no lo dejan. Y comienza a perder dinero por lo mismo, porque sólo sabe ganar dinero engañando, y cuando descubre que no puede seguir engañando enfurece, porque no puede robar a los norteamericanos como roba a los mexicanos. Por eso les digo que, aquí en nuestro mundo, la verdad y la felicidad con la influencia de la matrix mala, están muy distantes, porque cada uno de nosotros traemos nuestra felicidad, nuestra verdad. ¿Por qué tantas personas se quieren ir a vivir a los EEUU? Allá nadie le importa a nadie, sólo el dinero es importante (aunque existen excepciones). Es una realidad de mucha frialdad y mucho engaño”.

La difícil situación del mundo. Entonces comentó: “Si no estuviera viendo cambios en el mundo en que vivimos, si no sintiera que todo se está acomodando –como lo estoy sintiendo en estos momentos-, ya hubiera abortado toda la misión y mandado todo a la goma” -dijo.

Cuidado con las imitaciones. Y siguió diciendo: “Hoy en día todos quieren ser diferentes de lo que son y no son auténticos. Como los artistas (y dio el ejemplo del famoso autor de “Querida”), “creen que son lo que no son, y eso no es autenticidad ni creatividad, sino un engaño. Y como sus caprichos no les dan la felicidad, terminan dedicándose a degradar a los demás. Pero llega el momento en que les da remordimiento por las maldades que hicieron, ya que en el fondo saben que están actuando mal. Y a menudo se ponen muy soberbios y golpean a otros. A los demonios les gusta hacer daño a los demás, pero no les gusta que les hagan daño a ellos, eso nunca les agrada. El mundo actualmente es una cadena de corrupción y de maldad inmensa, donde los malditos hacen lo que se les pega la gana; pero eso está cambiando, y sus días están contados. Cuando la ley los atrapa, cuando se descubren sus fraudes y sale a la luz su manera real de ser, sólo hasta entonces es cuando se les baja la soberbia”.

“Ésa es una gran diferencia con el mundo de antaño; ahora sí hay castigos, los demonios anteriormente eran impunes, pero hoy día sí enfrentan la justicia. He dicho que por eso no me gusta la Historia, ya que en nuestro mundo todo son mentiras; te dicen que una cantante o un político son similares a Dios, pero esto es falsedad; actualmente no existe un sólo héroe que valga la pena”.

Y en ese momento, ante una pregunta de Ramavayán, los Maestros dijeron que “la Verdad Divina es más poderosa que el Orden Divino, ya que la primera te ayuda a saber qué es cierto y qué no”. Y nuestro líder explicó: “Cada quien sigue lo que cree es la verdad. Las personas se unen a un grupo que piensa como ellos y los siguen como se sigue a una verdad; pero en realidad no tienen la verdad absoluta. Todo esto es un juego de tontos donde los líderes religiosos y políticos se dedican a estar defendiendo verdades banales, las cuales utilizan para estar manipulando a la gente, y robándole”.

“¿Lo que pasó en tu reciente accidente fue para manifestar la verdad divina?” Y respondieron que sí. Y entonces nuestro líder explicó: “Esto sucedió porque actualmente no hay una verdad real y los seres humanos sólo poseemos felicidades ficticias. Por eso hacen falta las sacudidas, ya que muy pocas personas son auténticas, y existen muchos engaños en nuestra dimensión. Sólo cuando se limpie la consciencia por completo es que comenzará a llegar la Verdad Divina en nuestro mundo”. Y dio un ejemplo de aquél periodo de nuestra misión en que vivimos con pena y purificación en la zona de Ixtapaluca, en el Estado de México: “Allá yo veía que, cuando una persona compraba un automóvil nuevo, de inmediato se sentía como Dios. En otras partes se requiere de tener al menos un yate para sentirse bien, pero allá en ese lugar de tanta pobreza, sólo se requería de una motocicleta para sentirse superior. Hay diferentes niveles socioeconómicos en el mundo pero, en todas partes, el ego siempre siendo el mismo, y nos hace creer que nuestra realidad es cierta”. Y confirmó: “Y a pesar de que sólo algunas personas poseen yates o aviones, ¿dónde está su verdad? No cabe duda de que cada uno de nosotros vivimos en un mundo totalmente diferente al de los demás”.

Todos estamos igual de confundidos. Así continuó explicando este tema Ramavayán: “Incluso el Papa Francisco, él tampoco sabe con certeza cuál es la verdad. Sabe que Jesús el Cristo está en la verdad, pero todavía no ha podido entrar de lleno en Él. Como todos, el Papa tiene confusión en muchas de las cosas que hace; sabe que tiene que generar cambios en la Iglesia Católica, en ese sentido es una persona auténtica; es un tipo auténtico cuando busca el bienestar de los demás”. Y entonces comparó a Su Santidad con el ex presidente asesino. “Si lo comparamos con George W, es más fácil que el Papa Francisco camine por las calles sin remordimientos a que lo haga el ex presidente norteamericano”. Y dio otro ejemplo: “Cada quien vive en su propio mundo, pero no hay persona en esta realidad que no tenga su propio programa, su propia matrix. Hay muchas cosas que no te llenan, es como tener a mil mujeres a tu disposición; por más que te den placer tú, en el fondo, sabrás si esto te da la felicidad o no”.

Y puso otro ejemplo: “La religión te va a imponer normas, pero éstas tampoco son la respuesta, ya que recordemos que en nuestro mundo todo ha estado al revés. Incluso las personas que se dedican a romper las reglas, que quieren hacer lo contrario a lo que les dice la policía, tampoco son auténticos, simplemente rompen leyes y ésa es una falsa autenticidad. En otros campos, recordemos que hay muchos artistas que no son artistas, incluso sus obras se ven ridículas, no son estéticas. A menudo creemos que, siguiendo nuestra matrix personal, vamos a lograr la autenticidad y lograr ser felices, pero no es así”.

“¿Sabemos qué es lo que queremos, cual es la verdad? A menudo no” –argumentó Ramavayán. “Y por dar otro ejemplo, tú Sharover, eres más consciente que yo en el aspecto de la salud, y yo he descubierto que alguien sin salud no puede ser feliz”. Y Sharover preguntó: “¿Nos recomiendan los Maestros buscar la Verdad Divina?”, a lo que Ramavayán respondió: “Sí, pero en estos momentos necesitamos buscar la verdad real, la verdad de aquí. ¿De quién es o quién tiene este tipo de verdad? ¿Dónde se la encuentra? Al parecer está dentro de nosotros, en nuestro ser interior, y sólo la podemos hacer emerger limpiando nuestra energía y meditando”.

Y Sharover preguntó otra vez: “¿Y qué podemos hacer para manifestar nuestra verdad?” Y nuestro líder respondió: “A menudo lo único que podemos hacer es reír… estamos tan golpeados, tan heridos, que hemos hecho hasta lo imposible por encontrar la verdad, por lo que sólo nos queda reírnos de nosotros mismos”. Y nuestros Guías Espirituales interrumpieron a Ramavayán, y dijeron que “tendrán que hacer un trabajo de la Verdad Real, para que este planeta lleno de maldad deje emerger la verdad”. Y nos aclararon que, a menudo, Ramavayán quiere sacar toda la energía mala de su cuerpo en una sentada pero que, si así lo hiciéramos, moriríamos en el intento, ya que nuestros cuerpos no aguantan este tipo de sacudidas energéticas, y que ésa ha sido la principal razón de que nuestra purificación está siendo gradual. “Y en este proceso de crecimiento, todas las personas de su mundo van a tener que seguirlos” aseveraron nuestros Guías Espirituales.

Y continuó explicando: “El proceso de limpieza de la energía no puede ser tan acelerado porque la gente se volvería loca, habría un caos total. Necesitamos ir despacio ya que las personas necesitamos entender, asimilar los movimientos y descubrir las modificaciones en la consciencia, ya que en nuestro mundo muy pocos tenemos avance espiritual. Y lo peor es que la mayoría de los seres humanos sólo queremos vivir en la fiesta, robar y andarnos drogando; casi nadie quiere trabajar en lo espiritual”.

Para terminar. “En nuestro mundo casi nadie sabe qué es la verdad, ni lo que está sucediendo en realidad. Por eso la mayoría queremos asirnos a religiones o a conceptos inútiles, ya que nada de lo que vivimos es real. La creatividad humana se está viniendo abajo” –aseveró. Y en ese momento reflexionamos en qué le haría ser feliz a Ramavayán: “Sería felices si pudiera ver felices a los demás” -afirmó. Y comentamos que incluso, hasta estos instantes, él mismo no ha sabido con certeza qué es lo que quiere hacer en esta vida, ha estado muy confundido. Y cuando terminamos de realizar el trabajo sobre la Verdad Real y la Felicidad Real, comentamos que “el amor auténtico es felicidad”. “¿Y qué es el amor?” –preguntó Sharover. Y nuestro líder dijo que en otra ocasión hablaríamos de ello.