Las cadenas de sometimiento

CDMX, 29 abril 2018. Su origen. Fueron creadas por el Anticristo para restarle poder a Dios en las dimensiones más bajas del universo. Los demonios tenían el encargo de proteger estos mecanismos y generar sufrimiento a las personas, para alimentarse energéticamente y a Ilsravé (el nombre que nos dieron para referirnos al Anticristo) de emociones negativas de baja vibración. Por eso el camino oscuro siempre está generando problemas ya que, a nivel inconsciente, su objetivo es producir confusión, miedo, odio, frustración, etc, emociones basura que nutren la enorme red de enlaces conectados a centros de poder y a generadores de maldad, lo que permite controlar a las grandes masas aquí encarnadas.

Dios no podía ingresar a nuestro mundo ya que, al estar éste infernalizado (vibraba a frecuencias muy bajas) y estar protegido por mallas como la nata cósmica, se evitaba la entrada de energía de alta frecuencia; había mucho dolor y desgracia, por lo que vivíamos en una enorme cloaca oscura llena de maldad. Existía una matrix divina pero Ilsravé la hizo girar al revés para que todo fuese favorable a su gente. Por eso hemos dicho que, en la Tierra todo fue invertido a propósito.

El sometimiento es sinónimo de abuso. Con las cadenas de sometimiento nos roban, nos quitan oportunidades y privilegian a quienes vibran en paralelo con frecuencias degradadas. Con las cadenas de sometimiento vivimos en una jaula trabajando arduamente de esclavos –a veces sin saberlo- sirviendo a intereses oscuros. Somos etiquetados energéticamente y quedamos fuera del círculo de lealtad de los malditos ya que, en una sociedad donde la transa y el engaño son requisito indispensable para sobrevivir, al ser honestos sufrimos enormemente; con nuestra vibración de amor automáticamente quedamos fuera de la jugada; a menudo somos relegados a realizar las labores más pesadas y peor remuneradas.

Los malditos quedaron posicionados en la cima de la pirámide social (que también fue invertida) y se acostumbraron a hacer su voluntad de manera arbitraria y caprichosa. Anteriormente no nos dábamos cuenta de la maldad, incluso admirábamos a “grandes empresarios y líderes intachables” pero, difícilmente, podíamos advertir que todo su dinero fue logrado con sometimiento. Ahora, gracias a que la energía del planeta poco a poco la hemos ido limpiando, ya descubrimos quiénes son en realidad.

Una historia que se repite. Por milenios nunca ha faltado un maldito que construye muros para atemorizarnos, que vende drogas y armas y mueve los hilos en los países generando caos, golpes de estado, violencia y confusión para apoderarse de las naciones y sus recursos. Imponiéndose con el miedo, atemorizando a poblaciones enteras, es como los demonios logran someternos. Esos seres no tienen sentimientos. No cumplen las reglas (aunque ellos mismos las hayan promulgado) y, apoyándose en la energía negativa, someten a los pueblos, los inducen a comprar productos basura y a perseguir ilusiones, un modelo de engaños cuya finalidad es compenetrarnos en el mal. Y ya que durante siglos el camino oscuro ha sido la salida más fácil, al padecer experiencias miserables, la gente prefiere dominar que ser dominada. Así fue como muchos se adhirieron a pactos satánicos para poder obtener fama y fortuna a pesar de su karma. Poco a poco, vida tras vida, contaminando y sometiendo a las personas de buena Fe, el Anticristo estaba formando demonios, y éstos íbamos a ser nosotros.

Nada es lo que parece. Las cadenas de sometimiento fueron muy efectivas para crear una sociedad contraria a nuestro Maestro Jesús el Cristo. Cuando tu cuerpo vibra a frecuencias bajas, cuando estás totalmente contaminado(a) de energías sucias, seres encajados en tu cuerpo, implantes ETs, enlaces, conexiones por las que te chupan la energía, etc, tu consciencia empata con conceptos como la propiedad, el dominio, la manipulación, la culpa, etc. Por más que quieras, si estás tan contaminado(a) desde adentro (con energías incrustadas en tu columna vertebral), poco podrás hacer por liberarte. Cuando las almas ingresaban a nuestro planeta para reencarnar, iban siendo degeneradas por dispositivos como la Caja de Pandora, que nos enlazaba a redes de demonios y organizaba a los grupos del mal. Los rebeldes –o sea nosotros, la gente de la Línea de la Luz, los seguidores de Jesús el Cristo- éramos corruptos con mayor saña.

Un mundo para ciegos. Para una persona común de nuestro planeta prácticamente era imposible ver con claridad. Nuestro mundo se convirtió, literalmente, en una cárcel enorme y nosotros –como en la película de The Matrix-, sólo servíamos de baterías para alimentar a otros, trabajábamos sin descanso para enriquecer a grupos de poder y, después de enormes sacrificios, terminábamos entregando nuestros pobres capitales a consorcios hospitalarios abusivos y demás negocios diseñados por el Anticristo. Esta tragedia que estamos definiendo en unas cuantas líneas –y que suena por demás increíble- es difícil de comprender debido a que nuestros campos energéticos están muy contaminados por dentro y por fuera, por lo que la mayoría prefiere protegerse en el cálido remanso de la ignorancia, donde se es más feliz en negación, que comprometerse a quitarse karmas y malas frecuencias que después generan enfermedades. La mayoría prefiere “navegar con bandera de bueno” y mantener sus esperanzas en falsos paraísos mentales estilo Walt Disney creyendo que “serán felices por siempre”, antes que sacrificarse por tener un crecimiento espiritual verdadero.

Realidad desalmada. La prioridad de los demonios es apropiarse de grandes territorios, acumular todos los capitales posibles y mantenernos engañados con argucias como la mercadotecnia. Encarecen la vida para que todos anhelemos vivir como ellos, mientras que unos pocos siguen acumulando más y más poder y la gente honesta sufrimos viendo la pérdida de nuestro poder adquisitivo. La comida disponible en los supermercados cada vez es de peor calidad energética; la educación en los colegios busca hacer a nuestros hijos idiotas sin iniciativa y el costo de los servicios cada vez es más elevado -comparado con nuestros ingresos. Unos países están por encima de otros (con toda la mala intención); tal es la historia de sometimiento experimentada por Mexico bajo la bota de EEUU, lo cual ahora está cambiando radicalmente. Todo este infierno mundial tan complicado y confuso fue creado a propósito por Ilsravé, quien quería que nos olvidáramos del Creador, que adoráramos a su nuevo dios implacable, el ídolo que creó con gran maestría para someternos: el dinero.

Todo fue diseñado para que los demonios pudieran triunfar. "¿Por qué, si la vida es tan sencilla, en nuestra sociedad tenemos que complicarnos tanto, teniendo que obedecer una bola de reglas y normas sin sentido?” –se preguntaba Ramavayán recientemente. “Sabemos que estas cadenas de sometimiento fueron diseñadas para que los malditos obtuvieran mayor control y poder pero, ¿cómo lo lograron? ¿Cómo se dieron cuenta de que este mecanismo de engaños es el que requerían para someternos?”. Y explicó, aún asombrado: “Los demonios son seres laberintosos, personas que crean situaciones intricadas y confusión todo el tiempo. Estando la energía mala de su lado ellos siempre salían ganando, porque la fuerza y todas las situaciones les ayudaba a que nos pudieran someter".

Otras fuentes de energía maligna. Para obtener un control absoluto, Ilsravé hizo otras cosas; por ejemplo, seccionó a los países -cuadriculaba la energía del orbe dividiéndola en provincias con diferentes orgullos y soberanías- (su estrategia “divide y vencerás”). Y, para alimentar a los demonios con energías de baja frecuencia, secuestraba millones de almas y las enviaba a inframundos para que, a partir de su miedo, odio, insatisfacción y sufrimiento, los líderes demoniacos se hicieran más fuertes. Por todo esto, el camino del mal creía sin lugar a dudas que, en nuestro planeta, ellos eran invencibles.

Ilsravé quería sacar a Dios del universo. Los Maestros una vez nos comentaron que el Maligno quería sacar a Dios del universo. La tradición hindú ya advertía hace siglos que, en nuestro universo, la maldad iba a alcanzar tal nivel en la era de Kaliyuga, que Dios iba a tener que destruirlo. Ilsravé pretendía demostrarle a Dios “que él y su creación maligna eras superiores”, que podían superarlo. Por este tipo de ideas es que la soberbia se ha convertido en un problema impresionante en nuestro mundo. Las cadenas de sometimiento son responsables de que cuatro mil millones de personas sufran hambre y carestía, mientras el 1% de la población posee la mitad de la riqueza mundial. Con el sometimiento los demonios nos obligan a caer en engaños cada vez más difíciles de sortear. Es increíble que, hasta para comprar una pequeña propiedad, tengas que esclavizarte por décadas a los bancos, quienes te exprimen y te cobran intereses impagables. Por todo lo que hemos dicho, al inicio de nuestra misión, nuestro líder Ramavayán le lloró a Dios y le dijo con gran desesperación: ”Nos mandaste a esta guerra sin armas y ellos están armados hasta los dientes; por favor, ¡danos tu ayuda!".

Otras estrategias de los malditos. Ramavayán conoce bien a los demonios y reflexiona a diario sobre cómo fue posible que lograran obtener tal control sobre el mundo: “Los demonios siempre nos bajan la auto estima. Cuando un maldito te dice ´idiota´, en realidad, el idiota es él. Ellos están programados para hacernos valer menos y así poder abusar de nosotros. No se trata de una sola persona (un solo demonio); estamos hablando de una cadena de sometimiento donde toda la estructura del mal actúa como uno solo. El objetivo era crear una pirámide de control donde el de hasta arriba se dedicara a someter al de abajo, para así controlarlo todo. Los demonios siempre tenían a su cargo alguien a quien someter –en las familias, en los trabajos, en las escuelas, etc-, y manejaban un código de respeto; un demonio de la parte inferior del escalafón no podía rebelarse ante sus superiores. -¿Y alguna vez podían salirse de la cadena de sometimiento?” –le preguntó Sharover. “No. Una vez que estaban adentro de la pirámide invertida por el Anticristo, los demonios no podían rebelarse ni salirse de su función en los procesos de sometimiento” -explicó.

Mensaje para las personas de la Luz frente a los malditos. Nuestro líder recomienda esto ahora que se están debilitando las redes energéticas de los demonios: “A ti, hermano(a) de la Luz, te digo: toma tus propias decisiones. Siempre has dejado que otros usurpen las medidas en tu vida y, por eso, estás como estás. Si cometes un error, ¿qué pasa? Nada. ¿En qué te afecta equivocarte? Sólo en tu ego. Cuando los demonios cometen errores, ellos lo gritan, lo ponen en las noticias y arman un escándalo. Pero si tú te equivocas, en realidad no pasa nada; en el camino blanco no hay problema. Cuando decides por ti mismo(a), aprendes. Por eso debes tomar tus decisiones sin temor. A lo mejor, si tomaste una mala decisión, perdiste algo de dinero pero, con otras decisiones acertadas, ganarás más. ¿Y cuál es el rollo? Por eso no te debes dejar influir por los demonios y sus envidias. En el camino del amor así se aprende, con prueba y error. En cambio, cuando los demonios hacen tonterías y pierden millones de pesos, tratan de ocultarlo y no nos informan de sus fracasos ya que, por su naturaleza, ellos no aceptan errores. Pero, si les quitas una moneda, se enfurecen y escandalizan como si se fuera a acabar el mundo. Tú que eres del camino del Amor, toma tus decisiones y sigue adelante sin voltear atrás”.

Ramavayán profundiza sobre las cadenas de sometimiento. “En nuestro mundo quien que te vende un automóvil te quiere controlar; quien te ofrece una hamburguesa de McDonalds -adornada con bonitos colores y publicidad- en realidad te quiere someter, convencerte de que su producto (que generalmente es de pésima calidad) es el que tu cuerpo necesita. Llegas al banco y, a la fuerza, ya te quieren involucrar en un contrato que te compromete con préstamos e intereses por años. Llegas a la farmacia y, aunque no necesites nada, de inmediato ya te están bombardeando, tratándote de vender un tratamiento que supuestamente te va a hacer lucir más joven. De inmediato, casi automáticamente, los demonios tratan de convencerte de que compres un automóvil nuevo, que pruebes un producto maravilla o te unas a algún grupo exclusivo; incluso te hacen creer que necesitas contar con un espacio para depositar tus restos mortales; la manipulación está por todas partes”.

Y continuó: “En nuestro mundo todos quieren obligarte a que les des su voto. Los gobiernos te condicionan, las iglesias te condicionan, la mercadotecnia nada más está creando eslóganes publicitarios con imágenes engañosas. Tan es así que cada vez hay más anuncios en TV que, con letras chiquitas, te dicen ´esta imagen es ilustrativa´, debido a que lo que muestran jamás se verá en la realidad como en la imagen, ni hará lo que te ofrece. Y las personas buenas no nos damos cuenta del alud de engaños y mentiras que esconde nuestra economía por lo que, cuando despertamos ya es demasiado tarde, estamos enfermos, advertimos que a nuestro alrededor todos nos sometieron y se salieron con la suya, y que lo único que nos dejaron para disfrutar nuestra vejez fueron enfermedades y achaques”.

“Incluso quienes venden el yogurt o la Coca-Cola en el supermercado; todos tratan de que compres productos elaborados con sustancias extrañas que les da miedo informarte; usan conservadores y colorantes en exceso o, a menudo, ingredientes baratos que les permite ganar más dinero, pero que no te brindan la energía que tu cuerpo necesita. ¿Te pones a leer las letritas de las etiquetas de lo que compras? ¿Has visto que cada vez son más pequeñas? Los fabricantes no quieren que te des cuenta lo que consumes”. Entonces nuestro líder recordó que somos nosotros quienes vida tras vida nos hemos dejado someter. Además de que, por cultura, ya estamos acostumbrados a someter a otros. Los demonios buscan someter a la gente de la Luz a como dé lugar y nosotros los imitamos. Someter es el principal objetivo en la vida de los malditos; lo malo es que esta práctica ya se hizo común.

Meditación en la Basílica el 28/3/18. Este día, a nivel del etéreo, Ramavayán destruyó un baúl –similar al de la caja de Pandora -que contenía programaciones energéticas de sometimiento que guiaban la forma de actuar de los demonios. Estos patrones energéticos funcionaban desde la dimensión 3-B (una dimensión intermedia) y sustentaban los procedimientos con los cuales los demonios nos controlan. “Al ser destruido este baúl, a partir de hoy será más fácil que adviertas cuando alguien quiere someterte” –expuso nuestro líder, y añadió: “existe una receta para evitar que los malditos ganen terreno en nuestras vidas; el patrón que debemos tener para contrarrestar su manipulación es la firmeza. Cuando tomes una decisión, cualquiera que sea, no te debes mover de ella, no debes doblar las manos. Pero como dudamos, los demonios –que son muy hábiles- voltean la situación en nuestra contra y nosotros terminamos cayendo en sus cadenas de sometimiento, o terminamos haciéndoles el trabajo, o permitiendo que controlen nuestro dinero. Tan pronto muestras alguna duda, los malditos comienzan a darle vuelta a la situación y encuentran la forma de someterte”.

Cuidado con las estrategias de los malditos. Continuó nuestro líder: “Los demonios nos generan inseguridad, porque todo lo que dicen son mentiras. Tus proyectos salen mal porque basas tus decisiones en lo que no es real. Por eso las decisiones importantes las tienes que tomar tú y no dejarte influir. Los demonios nos aconsejan para que les vaya bien a ellos, nunca quieren nuestro bien. Y, después, nos echan la culpa de que algo salió mal como si nosotros fuésemos los responsables de los problemas. Y así nos generan frustración. Los demonios nos van frustrando para controlarnos. Cuando el resultado óptimo de una suma es 2 + 2, ellos nos dicen que multipliquemos 2 x 3, nunca nos van a dar la fórmula correcta y allí, en ese tipo de engaños, entra a funcionar esa realidad falsa que ellos manejan, que anteriormente les funcionaba perfectamente y que nos confundía. Después de 13 años de transformar la energía de nuestro planeta, ahora se está formando una realidad verdadera, por lo que a los malditos estas estrategias ya no les funcionan”.

Acerca de la frustración. “Yo les digo que ser felices es muy fácil, igual que tener éxito. Pero los demonios siempre nos han obstruido, nos generan miedo y éste se recicla. Ellos eran los únicos a los que les funcionaba la energía invertida y nosotros –la gente de Luz- vivíamos en frustración, pensando que hicimos las cosas mal y que, por nuestra culpa, fracasamos. Pero nuestros proyectos fallaban porque nos daba miedo. Sin miedo, todo sale bien, así de fácil es esto. Y, al tener decepciones, no queremos volver a intentar nuestros proyectos. Así, desanimándonos, es como los malditos nos refuerzan el miedo; de este modo controlan países enteros (como EEUU), amenazando a la gente de que viven en un mundo peligroso –el cual en realidad no existe-, pero que ellos son los salvadores que nos van a proteger de los peligros, y nosotros les creemos". Y concluyó: “Hermanos de la Luz, es importante que seamos firmes en nuestras decisiones del bien. Estando firmes, los demonios no pueden hacer nada contra nosotros, contra la Verdad, porque ellos son miedosos y su propio miedo les empieza a ganar. Pero si ellos te transmiten su miedo y tú dejas que te influyan, entonces el temor entra en ti y ya perdiste. Recuerda que la firmeza es Fe, y la Fe generó el triunfo”.

La ira se les va a voltear en su contra. “Ahora los demonios están enfurecidos, porque con el cambio en la energía se dan cuenta que sus mentiras se les están regresando. La maldad ya no funciona como antes y ahora las cadenas de sometimiento los están sometiendo a ellos (se les está regresando todo lo que hicieron). Por eso vemos tantas muertes y asesinatos; ya que al cambiar el switch de la energía los demonios pelean a muerte entre ellos, tratando de obtener maldad, que ahora es escasa (sin esa energía se están asfixiando). Los demonios están desesperados para robar, saben que el final de su imperio se acerca y todo les sale mal, lo que les genera frustración a ellos; el mundo se les viene encima".

Así se escribió la historia. Era el año de 2008; el camino oscuro controlaba todo en la Tierra. Sus máximos líderes se reunieron a nivel del etéreo en un anfiteatro en la zona de los Balcanes (iban vestidos con gorros de pico como en las películas). Ellos celebraban el éxito de la maldad en nuestro planeta, el sometimiento absoluto. Pero no sabían que, escondido, nuestro maestro Ramavayán los escuchaba. Entonces uno de esos líderes malditos proclamó, con gran orgullo (y antes de tiempo): “El mundo es nuestro, ni siquiera Dios puede vencernos”. Enfurecido, de inmediato Ramavayán jaló un rayo de luz alfa de Jesús el Cristo y lo proyectó sobre la multitud allí reunida. Este rayo fue preparado por la Línea de la Luz para que penetrara todas las estructuras físicas y energéticas y destruyera la maldad desde adentro. Al advertir esta energía -que para ellos era veneno- entrando en su recinto (el cual pensaban estaba blindado contra toda Luz) los demonios de inmediato comenzaron a gritar, desesperados, dándose cuenta de que los habían intervenido. Lo que sucedió después es historia, una que puedes consultar en este portal para que constates los grandes sacrificios y esfuerzos que efectuó nuestro líder Ramavayán en 265 vidas o más, para lograr quitarle el poder al mal y que ya no nos afecten sus cadenas de sometimiento.