La Debacle del Narcotráfico

Para Dios no existe lo imposible.

México, Junio del 2011. A la gente de la Luz no nos agrada mucho cómo se ha organizado este mundo con el paso de los siglos. Por eso, viendo la realidad tan difícil que ha existido por siglos en nuestra casa y que afecta a la mayoría, desde un inicio de su misión Ramavayán ha pedido a Dios (ver Noticias de Ramavayán) “que mejore la situación existente”, porque literalmente “todo está de cabeza y la gente del camino oscuro domina la economía a su antojo, generando mucha injusticia, lo cual trae de la mano odio, rencor y miseria.

Ante la triste realidad, muchas personas han caído en las adicciones como una manera evadirse, por lo cual Ramavayán volvió a hacerle a Dios una petición urgente: “que las personas ya no se droguen, Padre, que ya no exista el alcoholismo ni los vicios”. Es triste ver cómo existen muchísimas personas, aquí en México y en el mundo, quienes son víctima de una serie de engaños, algunos de ellos programaciones que el mismo anticristo colocó en sus almas después de la muerte (ver “La Liberación de los Muertos”), y otros debidos a las falsas promesas de nuestro mundo, el cual ofrece una urdimbre de deseos y engañosas trampas psicológicas a través de la mercadotecnia, ofreciéndonos respuestas falsas a quienes, buscando la Luz, caen en las drogas creyendo encontrar una solución a su tristeza, desesperación y falta de sentido por la vida.

“¿Cuál será la mejor manera de terminar con el imperio de las drogas, sin dañar a tanta gente, quienes literalmente se matan unos contra otros sólo por sobrevivir, por defender su negocio y sus territorios?” –se cuestionaba Ramavayán recientemente, mientras meditaba por la noche, quebrándose la cabeza. Y, en un chispazo de genialidad, encontró la respuesta: “ya sé qué pedirte, Padre, ayúdanos a que las personas en este mundo dejen de disfrutar de las drogas, que le pierdan el gusto a estos vicios y que, con un rayo de conciencia, pierdan el interés por consumir en exceso alcohol, drogas y cualquier otro enervante. De este modo, al perder el placer que dan los vicios, ya no habrá consumo y se terminará todos este problema, que tanto hace a la gente perder su energía y su dinero sin sentido” –discurrió nuestro líder y Maestro. Por lo que, escuchando sus peticiones, Dios comenzó en esta fecha la debacle de esta importante dinastía que generaba gran daño a nuestro planeta por lo que, a partir hoy, sólo nos resta tener un poco de Fe y poner nuestra atención, pues muy pronto veremos cambios sorprendentes que resolverán, de manera simple y muy creativa, un problema que parecía nunca tener fin.