“Las Drogas Drenan tu Energía”: Ramavayán

México D.F., 29 de julio 2011. Ramavayán descubrió algo importante sobre los efectos que las drogas (los estupefacientes) tienen en las personas que las consumen con frecuencia. A nivel del inconsciente, trató de entender por qué los jóvenes actualmente y muchas personas en nuestro mundo se aferran a las drogas y no pueden dejarlas, con lo cual echan a perder sus vidas. “En general muchas de estas personas en realidad están buscando a Dios, quieren tener un crecimiento espiritual, pero al no hallar respuestas encuentran en las drogas una salida falsa” –explicó nuestro Maestro en este día.

Al investigar a nivel del inconsciente colectivo lo que ocurre cuando los jóvenes se introducen estupefacientes de manera constante, de algún modo siguió el mecanismo de la droga en el organismo y en la mente y descubrió por qué reinciden en esto. “Las drogas hacen que las personas utilicen mucha energía de su cuerpo, principalmente su energía de reserva, que está contenida en los riñones” –comentó. “Los efectos de la droga son espectaculares en sus mentes, se crean sensaciones que la persona no ha percibido antes, se viven momentos de gran liberación y se obtiene un placer difícil de repetir en condiciones normales, pero de algún modo las drogas únicamente son una forma de escape ante las duras ´emociones basura´ que atormentan la vida cotidiana del individuo” –siguió exponiendo.

“Para hacerte sentir bien, la droga toma tu propia energía y la consume generando calor y emociones exacerbadas, las cuales son temporales y muy impactantes. Más al terminar estos viajes de placer creados por el infinito poder de la mente, a las personas les entran remordimientos muy fuertes, sentimientos de culpa y sensaciones similares a la resaca, con dolores de cabeza intenso, un cansancio derivado del enorme gasto de energía que la droga demandó y el deseo de volver a consumir la droga para sentirse bien” –continuó.

A fin de evitar caer en el círculo vicioso de los estupefacientes, Ramavayán recomendó utilizar las técnicas que hemos estado practicando en nuestro grupo, entre las cuales están la meditación y mantener un elevado nivel de energía con una buena alimentación y una actitud positiva. “A menudo pequeños cambios en los hábitos de las personas pueden transformar su destino de manera sorprendente, con lo cual pueden mejorar su vida y su calidad de vida” -señaló. Finalmente explicó que el universo interior que cada uno de nosotros tiene que enfrentar en su camino de evolución es un laberinto diferente y que nadie excepto nosotros lo puede develar, pero la energía de Jesús el Cristo definitivamente ayuda a los practicantes a ir transformando su karma y su futuro.