El Fin del Mundo Bursátil (la debacle de los especuladores)

Desde el mes anterior Ramavayán recibió la noticia de que "todo el sistema bursátil va a dejar de existir antes del 2013". Pero la actual caída de las bolsas de valores en el mundo se anticiparon al pronóstico que tenía Ramavayán de que la debacle de este sistema iba a comenzar en Septiembre del 2011.

México D.F., 5 de agosto del 2011. “El mundo va a cambiar muy pronto en lo económico, se van a dar modificaciones muy fuertes en las economías, lo que va a permitir que nos llegue más dinero a todos, y que vivamos mejor, no sólo los millonarios” –comentó Ramavayán desde el mes pasado. “Muchos políticos y financieros han estado inflando el valor real de las acciones de las empresas, por lo que las bolsas tenderán a caer porque están sustentadas en mentiras. Hay mucha gente tramposa, del camino oscuro, trabajando en esos negocios para beneficio propio, y son seres que jamás piensan en los demás cuando transfieren sus capitales” –manifestó nuestro líder.

“Las economías ya no valen lo mismo de antes, incluso Dios me comentó que muchos países del continente americano o incluso algunos países europeos prácticamente no son dueños de nada, ni siquiera de un peso, sólo poseen deudas y documentos sin valor” –comentó nuestro líder. “Las bolsas de valores del planeta van a desaparecer –gracias a nuestro Creador, ya que su sistema está basado en ganar dinero a costa de una expectativa que no es cierta, lo que resulta en un robo directo a personas comunes y corrientes como nosotros, que no tenemos conocimiento del comportamiento vertiginoso y cambiante de los mercados”.

Los Maestros Ascendidos también mencionaron: “No va a haber poder humano que mantenga las bolsas de valores con vida”, y Ramavayán añadió: “muchos financieros del mundo van a sentir que, efectivamente, el mundo se ha terminado para ellos; habrá muchos suicidios y la gente soberbia va a pagar mucho karma, pero la verdad es que actualmente muchas personas que se dicen millonarias no lo son, sólo son dueños de papeles sin valor; por lo que éste será el final del mundo de porquería que hemos tenido, un ventarrón se llevará la fortuna ficticia de muchos, pero gracias a esto podremos terminar con un sistema creado para beneficiar solamente al 5% de la población”.

Después mencionó: “No es posible que los ´capitales golondrinos´ tengan la capacidad de destruir naciones enteras con un solo tecleo, eso se tiene que terminar; es inhumano manipular de ese modo el destino y el hambre de los pueblos”. También recomendó: “Tengan cuidado, hermanos de la luz, lo más probable es que algunos millonarios del mundo le vayan a inyectar dinero nuevamente a las bolsas de valores en los siguientes meses para volver a echar a andar la ruleta bursátil; sepan que esto es sólo para quitarle otra vez el dinero a los ingenuos. Los mafiosos de las bolsas de valores históricamente se han quedado con el dinero de otros; pero como la Luz de Dios ya está aquí, no vamos a permitir que nos roben de nuevo. Aléjense de la influencia de unos cuantos ladrones, llámense gobiernos o multimillonarios, quienes ejercen un robo descarado en el que mucha gente de la luz ha perdido su dinero; salgan ya de ese juego, eso no es inversión, es otro engaño disfrazado, como todas las cosas del camino negro, aparentan ser maravillosas y pareciera que Ustedes se harán millonarios de la noche a la mañana, cuando en realidad están exponiendo el trabajo de toda su vida”.

Después nos dio un ejemplo: “Fíjense lo que ocurrió con el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), quien fue detenido en Nueva York por un supuesto asalto sexual contra una camarera de un hotel; cuando otra persona ocupó recientemente su lugar en dicha institución -la ex-ministro francesa de Finanzas, en pocas semanas también fue acusada de corrupción por malversación de fondos; si ésa es la gente que tiene en sus manos la economía de las naciones más poderosas, ¿qué les espera a Ustedes confiándole su dinero a quienes pueden hacerse invisibles de un día para el otro? Yo les recomiendo que saquen su dinero de ese casino, donde al final nunca van a ganar, siempre se pierde, y donde unos pocos son quienes se llevan los rendimientos”.

Y así lo recomendó: “Mejor inviertan en otras cosas, en bienes raíces, en obras de arte calificadas, comprando oro, pero no en la bolsa. Es un emporio de ladrones que se juntaron para robar a las demás personas, y la mejor defensa que tenemos es no entrar en su juego, y como nosotros somos mayoría, sí les afecta si abandonamos su engaño. Para qué seguir dejando que nos roben, hay que defendernos de esa gente, que son personas de malas intenciones, quienes se la han pasado quitándole dinero a muchos por décadas. Si nosotros no invertimos, en automático se va a acabar ese manejo”.

Finalmente se dijo que no es sino la elevada energía de consciencia la que está logrando que miles de personas en el mundo ya no apuesten su dinero en las bolsas de valores, por lo que estos sitios de especulación simplemente van a perder su fuerza y terminarán desapareciendo, al igual que ocurrirá con el problema del alcohol y los estupefacientes: este tipo de vicios creados por la avaricia y las pasiones desenfrenadas de los seres humanos tenderán a desaparecer o modificarse al darnos cuenta de que no es placentero arriesgar la salud y el dinero por unos momentos de falsas esperanzas.