“Tú Salvaste mi Vida” –Ashtar Sheran

Un día que nos encontrábamos solicitando información a Saint Germain, de repente se metió Ashtar Sheran en la conversación con Ramavayán, casi a la fuerza –"Discúlpame, hermano, pero tuve que meterme porque ¡nunca me dejas hablar contigo!" –comentó el comandante Ashtar Sheran. "No me dejas agradecerte lo que hiciste por mí en la guerra de Haleyabas contra los Friones, en la batalla de los Mares de Marte*" –agregó. "Eres una persona humilde, pero todos deben saber lo que hiciste cuando todo estaba perdido para mí."

"Era una batalla feroz, habían muerto casi todos mis guerreros. La pelea estaba prácticamente perdida y me quedé solo, estaba muy herido y tenía mucho cansancio. Pero tú llegaste a rescatarme. Yo me encontraba casi inconsciente, pero cual guerrero valiente que eres, sin miedo alguno que te detuviera, combatiste fieramente a mi lado (hay que decir que, como traíamos un uniforme muy parecido y para ellos tú y yo somos parecidos, algunos soldados del ejército contrario pensaron que yo había resucitado de entre los muertos, y que ahora había emergido como un espectro a atacarlos, por lo que estaban aterrados). Después me colocaste detrás de una roca para que nadie me viera y saliste corriendo detrás del comandante supremo de los friones, atacándolo sin piedad hasta que lo mataste, y gracias a ese acto tuyo de valentía inigualable pudiste salvarme y los vencimos. Nunca me dejaste agradecerte el que me salvaras la vida, y no le diste mucha importancia a ese acto heróico tuyo, como si nada hubiera sucedido. Gracias a ti estoy aquí, hermano; no dejes de saber que la Fuerza de Dios y mi corazón están siempre con Ustedes" –finalizó.


------------

*NOTA IMPORTANTE: Nos han comentado que el Sistema Solar, lugar donde vivimos, fue un sitio estratégico para el Armagedón. Por ciertas condiciones que aún no comprendemos bien, nuestro planeta es un lugar “neutral”; es decir, en este sitio el anticristo tenía condiciones equitativas en el caso de una batalla “hombre a hombre” como la que se libró; por eso los Maestros Ascendidos trataron de jalar al anticristo hasta aquí, para que peleara contra Ramavayán desde este punto neutro, lo cual ocurrió hace unos quince años terrestres (ocasión en la cual Dios tuvo que protegerlo ya que no tenía ningún arma con qué defenderse del maligno, pero nunca le tuvo miedo). Como muchos sabemos, el anticristo se alimentaba del miedo de todos los seres del universo, de modo que su fuerza era inmensa e imposible de igualar por cualquiera de los hijos de Dios. Posiblemente, en nuestro Sistema Solar era más fácil bloquear esa conexión que el maligno tenía con la fuente que lo alimentaba. Por todo esto, Marte era una posición estratégica en la guerra que se libraba contra el mal.