El Miedo

“No se dejen vencer por el miedo; somos el Triunfo de la Luz y, en nuestro camino, estamos juntos para ayudarnos, para desarrollarnos y que todos alcancemos la felicidad”.

México D.F., Septiembre del 2011. “¿Qué ocurre con los miedos?” –Explicó Ramavayán recientemente- “que justo cuando no queremos que algo nos ocurra, cuando más miedo tenemos de que algo pase, en ese mismo momento Dios nos presenta el miedo al que tanto tememos, para que lo superemos y vayamos creciendo espiritualmente. Es casi imposible evadir las consecuencias de nuestros miedos. Pero lo que a menudo ocurre es que, en lugar de tomar esa oportunidad que se nos presenta sacando de nosotros el valor y la determinación necesarias, de manera que nos quitemos el miedo demostrándonos a nosotros mismos quiénes somos, de qué estamos hechos, con frecuencia huimos, nos evadimos, escapamos de la prueba y, una experiencia que podría ser muy favorable, se transforma en una amenaza aún más aterradora”.

“Entonces nos decimos a nosotros mismos” –explicaba Ramavayán, “´ojalá que no me pase esto que tanto temo´, pero la verdad es que nuestro miedo sólo nos está pidiendo que superemos esa emoción, ya que nosotros tenemos que vencerla con nuestro propio esfuerzo, sin depender de nadie ni de nada. Los miedos sólo atraen lo mismo a lo que tememos, es una ´fe a la inversa´ -como nos lo han dicho muchos maestros-, es decir, tengo fe en que algo malo va a sucederme y estoy creándolo y atrayéndolo. Por dar un ejemplo, si a mí me da mucho miedo ahogarme en el mar, Dios de alguna manera hará que yo tenga que enfrentar ese miedo, y si no estoy cerca del mar me hará entrar a alguna alberca para salvar a alguien, o pasaré por un río o un lago; en ese momento de peligro es cuando tendré una oportunidad de demostrar mi valor y salir adelante; así sucede en el universo, tenemos que enfrentar los miedos para superarnos. Quita tus miedos, supera el peligro, toma valor en tu vida y triunfa sobre ti mismo, sobre tus propios temores, es el único camino que te hace realmente superarte”.

Y así expuso esto: “Todos estamos llenos de miedos, el Maligno sabía de eso y se movía aprovechando nuestros temores, se enganchaba de esa emoción en nosotros y nos quitaba mucha fuerza; el miedo consume mucha de nuestra energía. Ahora tenemos que aprender a quitarnos nuestros miedos, es un bloqueo para nuestras personas, y cada uno de nosotros tenemos que vencer nuestros miedos para que nuestro espíritu vuele y seamos felices, para no estar deprimidos ni tener angustias, para salir cada mañana con una cara de satisfacción en el rostro, con una emoción desbordante en el cuerpo, y eso sólo se logra con valor, sin dejarnos vencer por los miedos”.

“No se dejen caer, hermanos, somos el Triunfo de la Luz, y en nuestro camino estamos juntos para ayudarnos, para desarrollarnos y que todos alcancemos la felicidad. Ésta es gratis, hay muchas religiones que te ponen condiciones para darte una salvación que no pueden dar, porque no la tienen. Muchos grupos espirituales y religiosos no son sino un engaño de mercenarios sin escrúpulos quienes tienen que utilizar verdades a medias y generarles miedos para obtener dinero, engañándolos y embaucándolos en una serie de mecanismos diseñados para que Ustedes pierdan su tiempo y les dejen su energía (su dinero) en cuotas que inventaron para todo, para cualquier servicio que ofrecen. Una cosa es que Ustedes les den un donativo voluntario por sus servicios, y otra muy distinta que tengan que pagar por el conocimiento, el cual siempre proviene de Dios. Entonces, en lugar de que los orienten con amor para impulsarlos a ser mejores y los animen a ser libres, a vencer sus miedos, estos grupos comienzan a crear confusiones entre Ustedes, incrustan un miedo o una mentira dentro de una serie de verdades y así, con un poco de veneno, todo su camino se torna confuso y se hace un problema para Ustedes, se transforma en una red de mentira que los esclaviza; poco a poco esos líderes buscan cómo comprometerlos, para que Ustedes sigan adelante dejándoles más dinero; son ciegos guiando a otros ciegos, no se dejen engañar, sigan el amor de Dios sin temor y no permitan que gente poco humilde guíe sus vidas con miedos que los meten en un callejón sin salida”.

“Que no les dé miedo, hermanos y hermanas, tenemos que tener el valor de superar nuestras aprensiones. No dejen que otras personas, llámense gobernantes, líderes políticos o religiosos, los manipulen con miedos de situaciones que a lo mejor ellos mismos están creando; seguir las amenazas de líderes basura permite que Ustedes sean manipulados, y esos miedos sólo benefician el desarrollo económico de unos cuantos quienes, aparentando ser muy brabucones, son miedosos y traicioneros por dentro; basta con que un grupo los confronte demostrando valentía y seguridad, para que ellos cedan y caigan. Tengan el valor de seguir sus metas, de luchar por lo que Ustedes saben que es bueno; no hagan caso de personas estancadas en grupos manipulados por el miedo, tengan el valor de hacer lo que quieren y no sean mediocres. Sólo siguiendo adelante y sin miedos Ustedes podrán llegar a ser felices; la cobardía y el miedo nos estancan y nos dejan en la nada, en la ignorancia y en la perdición”.