“Crean en Dios”

México D.F., 20 de Septiembre del 2011. Ramavayán expuso este tema: “Amigos y amigas, muchas personas no creen en nada ni en nadie, y nosotros mismos a menudo nos olvidamos de Dios. Sin embargo, frente a situaciones difíciles de inmediato nos acordamos de Él y recurrimos a su bondad para pedirle ayuda. ¿Ustedes quieren creer en Dios? Entonces pónganle pruebas, sí, con todo cariño pídanle que les ayude en cualquier asunto en el que se estén atorando, y verán que Él sí existe. Cuando inició nuestra misión en el 2007, quisimos hacerle muchas preguntas a la divinidad para comprobar si estos mensajes que estábamos recibiendo eran verdad, o una simple invención de mi mente”.

Por lo que continuó: “Ustedes también pueden poner a prueba el Amor de Dios. Así, con pruebas que Él les irá contestando cada día, Ustedes verán que Dios sí es nuestro Padre y que, habiendo un Dios, todo en nuestra vida va a ser con más felicidad, armonía, mayor tranquilidad y sintiendo todo su apoyo. Por supuesto que se van a presentar tribulaciones, pero ésas son para nuestro beneficio, para que crezcamos más; somos como niños ante Dios y tenemos que aprender y seguir adelante para crecer espiritualmente. Yo no creía en Dios…” (en ese momento a Ramavayán se le manifestó un sentimiento muy profundo) “…pero luego me llegaron pruebas muy duras, y yo tenía que tener el valor de superarlas; y fue allí, cuando me llegaron esos sinsabores, fue entonces que recurrí a su ayuda. Pídanle que les dé los mensajes, que les explique lo que necesitan para superar la situación que se les presenta. Los avisos de Dios, sus palabras, pueden venir por medio de un amigo, de una plática en la televisión, en una película o dentro de un periódico, pero su voz siempre va a manifestarse si tenemos Fe y si nos abrimos a la certeza de que Él está escuchándonos”.

“Tenemos que tener las antenas bien abiertas” –siguió diciendo Ramavayán “para estar viendo dónde está la solución a nuestros problemas, y Dios siempre nos va a dar una respuesta si le pedimos con Fe, Él nunca nos va a fallar. Pónganlo a prueba, yo lo puse a prueba y me funcionó. Entonces para todos los ateos que dicen que lo son ´gracias a Dios´ comprueben este mensaje; verán que todo está cambiando a partir de ahora y ya tenemos mayores oportunidades de sentir a Dios, y de comenzar un cambio favorable para nuestro crecimiento; hoy es el momento en el que deben unirse con otros hermanos de la Luz para que haya mejorías en su vida. Si están buscando otras salidas a sus problemas, como con las drogas o el alcohol (que no son sino estímulos que les ayudan a sobrevivir contra la implacable realidad en la que vivimos), verán que hay mucha gente que está desviada también y, en realidad, todos estamos buscando la salvación, la liberación, o simplemente algo que nos llene, pero el único que puede realmente salvarnos es Dios. Piénsenlo, hagan rezos y meditaciones, comenten con otros su opinión acerca de Dios, o de Jesús el Cristo y así aprenderán algo nuevo”.

“Por eso les digo a quienes no creen en Dios: pongan todo en duda, pónganlo a prueba a Él, eso es importante; pidan confirmaciones y se les van a dar, porque en este tiempo Dios ya está con nosotros y nos está apoyando, eso es lo más importante. Y así, después de varias ratificaciones, Ustedes van a poder sentir que Dios sí es real dentro de Ustedes, y van a saber lo que es estar llenos de Amor, de Paz y de Tranquilidad; van a tener más amigos que no denotan ningún interés en particular por Ustedes, y quienes les van a apoyar en todo; también van a tener compañeros de trabajo y familiares que van a estar de su lado y los van a ayudar, de manera que van a sentir que la vida es diferente. Ya no verán el mundo basura ése que entre todos creamos, un imperialismo y un consumismo que nos hizo creer que sólo comprando objetos podríamos alcanzar la felicidad, ésa es una mentira. En lugar de buscar la falsa seguridad que nos proporciona el dinero, busquemos la verdadera Paz que está más allá de todas las cosas; es importante hacer habitar en el corazón la Paz que todo lo logra, quitando toda las tensiones de nuestro cuerpo a fin de traer el Reino de Dios aquí, a la tierra, a nuestro ser, y por añadidura lo demás se nos dará. Pídanle esto a Dios, y verán que su vida se transforma poco a poco, hacia una alegría sin precedentes” -concluyó.