Caída del Hombre Más Rico del Mundo

“Se van a reunir grandes empresarios para ver qué va a pasar con la economía, porque ésta no levanta el vuelo, y por más que quieren inyectarle dinero a las bolsas de valores del mundo, éstas no mejoran”.

México D.F., 25 de Noviembre del 2011. Ante una nueva realidad que estamos viviendo, en donde los consumidores ya no nos dejamos influir por campañas consumistas, sino que comenzamos a buscar la calidad en los productos, y esto gracias a la nueva energía de consciencia que ingresa al planeta, muchos empresarios dedicados a mover capitales de una bolsa de valores a otra deberían comenzar a preocuparse por invertir en empresas productivas más que estar soñando en multiplicar sus capitales. “Es tiempo de producir, no de especular” –expuso Ramavayán. “Hace unos días vi en la televisión al hombre más rico del mundo, y siento en mi interior que está muy enfermo, lo percibo muy preocupado. Sabe que la economía está realmente mal, y no puede hacer nada por detener la debacle de las bolsas de valores a nivel mundial. Sabe muy bien que, si saca sus capitales de golpe, toda la economía se vendría abajo –al menos en nuestro país-, está atado de manos y, como otros empresarios, ya se cansó de inyectar capitales que no se sabe si algún día regresarán".

“Va a haber una reunión de empresarios” –externó nuestro líder. “Se van a reunir para organizarse al respecto de este grave problema. Por vez primera en la historia de la Humanidad, van a tener que ponerse de acuerdo, en lugar de estar compitiendo y peleándose por ver quién es el mejor”.

Después alcanzó a ver lo siguiente: “percibo que la debacle del hombre más rico del mundo comenzará por su compañía de teléfonos celulares. Él no previó que las antenas de su sistema iban a saturarse, como está ocurriendo ahora; percibo que esta compañía va a ser una de las primeras afectadas por esta crisis. También el otro día fui a uno de sus restaurantes (el de los tres búhos), y lo vi vacío; siento que al hombre más rico no le está yendo bien en los negocios”. Este empresario se ha caracterizado por dar un mal trato a sus empleados, nunca fue una persona que se preocupara mucho por la gente. Es un filántropo culposo, siempre está tratando de tapar los hoyos de lo que ha hecho. De acuerdo a expertos de arte, sus obras no son de primer nivel, son reproducciones u obras menores. Por eso Ramavayán percibe que su debacle ya comenzó, lo ve muy preocupado y enfermo por dentro. Como ya habíamos mencionado en el 2010, es posible que enferme pronto. “Le he estado pidiendo a Dios que las personas más ricas del mundo suelten su dinero, que abran los capitales, pero como son necios, la única forma de que haya movimiento económico es permitir que sus hijos inviertan en nuevos proyectos, ya que éstos no están tan apegados al dinero como sus padres" -explicó.