Reconocimientos

En este breve espacio reconocemos el invaluable valor y esfuerzo de quienes sacrificaron sus vidas, aceptando sólo la Verdad, con la esperanza siempre ferviente de regalarnos un futuro mejor. A ellos, los héroes de la Historia de la Salvación, Profetas y Mesías, Arcángeles y Guerreros, Budas y Avatares, Sacerdotes y Mensajeros del amor, a todos ellos les ofrecemos nuestro más sincero amor y reconocimiento.

Pero es importante hacer notar que somos todos nosotros, los trabajadores de la Luz, los directos responsables de estas grandes hazañas, ya que al pedirle a nuestro Padre Dios que cumpla sus promesas de salvación, podremos llegar a ver un mundo mejor, libre del dominio del mal, si nos decidimos a trabajar en ello.

Después de esta gran conquista, una enorme fiesta está siendo preparada en los cielos. La gran Victoria de la Luz va a ser proclamada pronto, y honores van a ser dados a los más grandes héroes quienes participaron en esta guerra épica, entre quienes están:

La Tríada: A Jesús El Cristo; el primero quien vino a abrir una ventana de Amor y Esperanza a nuestra Humanidad, Él siempre está con nosotros, nos enseña, nos ayuda y nos ama; a Merlín/Saint Germain, el sucesor de Jesús El Cristo en la Tierra, quien nos enseñó el poder de los decretos “Yo Soy”, y quien trajo inteligencia, magia y belleza a nuestro mundo; y también a Ashtar Ramavayán, el guerrero implacable (estos tres Dioses van a reinar en el reino de Ramavayán de 2,500 años, como la nueva tríada sagrada).

Los Salvadores: A Sanat Kumara, quien con su compasión y paciencia de 4 millones de años, abrió nuestros corazones y visión para lograr esta elevada meta; y particularmente a los valientes guerreros del Amor, entre cuyos comandantes destaca Ashtar Sheran, héroe máximo de la Federación Galáctica, líder de la Paz.

El Equipo de Apoyo: A los Maestros de Shambhala, portadores de las más altas enseñanzas disponibles en nuestro planeta, quienes nos ayudaron a cargarnos con la energía de sus vórtices; a la Virgen de Guadalupe y a los Protectores de nuestras familias; pero particularmente a Miguel Arcángel, Santa Bárbara y Zanday, y a todos los ángeles y los seres que brindaron protección y que cuidaron de nosotros.

Al Comandante Máximo: Y a nombre de todos los amantes del Amor, agradecemos al más grande guerrero de todos, al Comandante Galáctico de la Luz Ashtar Ramavayán, por su sacrificio y entrega desinteresada; millones de gracias, Maestro, por tu valentía insuperable y enaltecido sacrificio en nombre del Amor que todo lo puede y sabe.

No hay Nadie Más Allá de Dios: Y finalmente gracias a ti, AIGDA, nuestro querido Padre Dios (Eheieh), Tú estás siempre con nosotros y en nosotros; gracias por haber regresado a nuestro planeta, ¡no nos vuelvas a abandonar jamás!