Segundo relato del Armagedón

Para resolver grandes problemas se requiere de grandes soluciones

Esto ocurría en varias dimensiones

Las acciones de Ilsravé (el ser conocido como el anticristo) y su séquito de demonios se habían convertido en un problema mayor en el Universo. Cada planeta que conquistaban era alterado: con la impedían la entrada de energía de vibración elevada, colocaban generadores de maldad, seccionaban territorios (usando su estrategia divide y vencerás), subyugaban a enormes poblaciones de almas , contaminaban a las personas colocándoles demonios y buscaban cualquier mecanismo que densificara nuestros pensamientos y emociones; además, instalaban dispositivos como la -una especie de computadora espiritual diseñada para organizar al orden maligno- de manera que, con toda esta serie de argucias energéticas, sometían a los seres organizando mundos al revés, sitios donde regía el engaño. Tal era el nivel de deterioro que Ilsravé y su grupo producían en los condenados, que casi nada se podía hacer estando encarnado en estos planetas inferiores (o infiernos). Al renacer, literalmente éramos secuestrados, nos enlazaban a redes energéticas oscuras, nos controlaban cuadrillas de hechiceros y nuestro capital vital poco a poco era succionado para alimentar a quienes se encontraban hasta arriba de la pirámide social (que también fue invertida). Incluso existía una energía llamada ravanovic que nos quitaba la fuerza de voluntad y nos condenaba a ser intervenidos por el mal cuando ellos quisieran. En este mundo todo, absolutamente todo, .


Contaminación extrema

Ilsravé logró que vida tras vida nos fuésemos acostumbrando a la energía oscura. Nuestros organismos se adaptaron al odio, frustración, miedo y a todas las emociones de baja vibración que promovía el camino del mal (tómese como ejemplo las que creó la para someternos).


El camino del Amor

Antes de que Ilsravé conquistara múltiples sectores del Universo, en los mundos donde reinaba el amor del Cristo y los Maestros, las almas evolucionábamos en armonía; había guías espirituales que nos aconsejaban en el reconocimiento de nuestros errores para ascender evolutivamente. Pero en los mundos conquistados por el mal se nos forzaba a llenarnos de maldad y nuestra consciencia poco a poco se iba nublando, hasta el punto de perder nuestra esencia divina. El objetivo era que, con el paso de las vidas, nos convirtiéramos en demonios. Si no cooperábamos con el mal, nuestras almas eran depositadas en inframundos donde servíamos de alimento energético para la cúpula gobernante*. Así fue como las de miedo, amargura, tristeza, abandono, desolación, frustración, traición, etc, ensuciaron nuestras almas y espíritus.

*Ver un ejemplo de esto en la película de .


De dónde surgió el anticristo

Tiempo atrás (hace muchos eones), Dios había creado un ejército de élite formado por cinco guerreros poderosos, uno de ellos era Ilsravé. Sin embargo, algo salió mal con su creación (eso nos dijeron, aunque suena improbable) ya que, con el pasar de los milenios, Ilsravé desarrolló sentimientos contrarios a nuestro Creador. Poseyendo un odio y una soberbia irrefrenables, un día quiso introducirse sin permiso en la casa de Dios, pero fue descubierto. Como castigo, nuestro Padre lo envió de regreso a 2ª dimensión (junto con otros seres rebeldes que lo apoyaron).


El modelo del sufrimiento

Después de que fue separado de las cortes celestiales, Ilsravé recibió la ayuda de un maestro espiritual del camino oscuro, un ser que no poseía su poder, pero que le ayudaría a recuperar su consciencia y nivel. En pocos milenios, Ilsravé volvió a ser un arcángel poderoso, pero ahora dedicado a alterar el . Ilsravé poco a poco fue contaminando a infinitud de seres, incitándolos a abandonar el camino del amor, transformando edenes en infiernos donde él se alimentaba del sufrimiento que producía en las almas esclavizadas.


Las misiones fallidas

Durante milenios el Ejército de la Línea de la Luz (al que pertenecemos en Gudai-Shambhala) buscó la manera de detener a Ilsravé, así como la desolación que expandía de manera alarmante. De las más de dos mil doscientas misiones efectuadas para derrotarlo, ninguna prosperó; en todas el anticristo descubrió el complot y devastó sin piedad a quienes lo atacaron. Construyó una fortaleza inexpugnable en cuarta dimensión (el Armagedón), una nave o cuerpo celeste en forma de esfera, con “conchas” de un material indestructible que lo mantenían a salvo (así lo percibí en sueños). Para detenerlo era necesario ingresar a su guarida y tomarlo por sorpresa, donde sería vulnerable.


La convocatoria

Dios sabía que sólo había un individuo capaz de vencer a Ilsravé y éste era precisamente otro de los guerreros de ese mismo grupo de luchadores especiales que había creado: Ivoradof-Ra (el nombre anterior de Ramavajan). Anticipándose a las emociones que éste necesitaría para combatir a Ilsravé, Dios creó un ardid para convencerlo. Poniéndose previamente de acuerdo con nosotros, el ejército de guerreros de la Luz, convocó a una reunión y pidió voluntarios para participar en los eventos que habrían de suceder alrededor del 2012 en nuestro planeta (en la 3ª D). Al preguntar quiénes quieren ser voluntarios para participar en esta misión de antemano todos nos quedamos callados. Ramavajan reaccionó con furia y gritó: ¡No sean cobardes! Si nadie quiere ir, iré yo. De este modo nuestro líder tomó por sí mismo la iniciativa de involucrarse en la batalla final.


Nuestra misión se planeó en 7ª dimensión; pero se ejecutaría desde 3ª-4ª

Hace más de 2,700 años en tiempo terrestre iniciaron las reuniones para diseñar nuestra misión, comandados por Ramavajan. El ataque a Ilsravé sería desde 3ª y 4ª dimensión, pero tendríamos que reencarnar muchas vidas y llegar desarmados a la pelea, aparentando ser débiles y no aptos para derrotarlo. El anticristo tendría que confiarse; ingresaríamos al Armagedón utilizando su misma energía oscura más otras fuentes de energía acumuladas en el valle de México (sobretodo en Ixtapaluca) y otros vórtices que se conectaban con el núcleo del planeta (Esencia Divina que sólo estaba disponible desde la superficie aquí, en Gaia, en el valle del Anáhuac). Para ingresar al refugio del maligno seríamos parecidos a él (energéticamente hablando) y lo atacaríamos cuando estuviera más débil (con su biorritmo más bajo).

¿Pero cómo lograr este cometido? Ilsravé instaló generadores de maldad en los lugares energéticos más importantes, colocó aliados hasta por debajo de las piedras (nada más a México trajo 50 millones de ); y, por la que fue promoviendo en cada uno de nosotros, prácticamente estaríamos solos contra el mundo, sin municiones, sin armas. El plan parecía imposible; el anticristo recibía mucha fuerza de vórtices como el que estaba , desde los cuales extraía maldad para llevarla al Armagedón y fortalecerse. Durante muchas reencarnaciones Ramavajan enlazó diferentes fuentes de energía que requeriría para el ataque, pero muchas de estas acciones se harían furtivamente (en secreto), todo para atacar al fuego con el fuego. A muchos aliados de la Línea de la Luz les parecía que nuestra gesta (la misión suicida como la llamó Dios), sin lugar a dudas fracasaría.


La técnica del enlace

Ramavajan desarrolló un método que sirvió para nuestro propósito: en una ocasión, cuando brujos del estado de Veracruz lo atacaron, él logró meterse en sentido contrario por la conexión energética que ellos habían creado y se les presentó en el altar donde hacían sus trabajos. Introducirse a través de un haz de luz (desde 4ª D) requiere de una velocidad asombrosa y, posiblemente, contar con muchas de las energías que se proyectaban por el enlace (envidia, odio, miedo, celos, traición, abandono, frustración, etc). Entre las energías que usamos está el rayo Alfa de Jesús el Cristo (una energía “que se introduce” en los organismos y comienza a limpiarlos desde adentro).


La caballería

Similar al método con el que Ilsravé demonizaba a las personas de nuestro mundo, Ramavajan no llegaría solo a efectuar el ataque; en su cuerpo traía las almas (o emanaciones) de numerosos seres (nos han dicho que son veintitrés). En alguna ocasión éstos se le presentaron en conciencia a nuestro líder y pudo verlos.


El adeudo de Saint Germain

Eones atrás, el maestro que despertó a Ilsravé de su letargo y lo convirtió en una amenaza para el Universo fue precisamente Saint Germain (cuando él pertenecía al camino oscuro). Siglos después, habiéndose convertido en un Maestro Ascendido y estando dispuesto a vencer a Ilsravé, Saint Germain diseñó una técnica que sería fundamental para el éxito de nuestra misión: la esfera gris.


Técnica cardinal

A pocas semanas de que ingresáramos al Armagedón (en diciembre 2008), Ramavajan recibió en secreto la técnica de la esfera (la cual Oleg y yo no sabíamos para qué servía). En esos días, advertimos que nuestro líder jugaba formando en sus manos una esfera de energía imaginaria (similar a lo visto ). Después sabríamos que esta técnica la usaría en cuarta dimensión para cubrir a Ilsravé e impedir que le llegara la energía de maldad que recibía del sufrimiento del Universo.


Las semillas

Jesús el Cristo y Saint Germain realizaron un sacrificio vital dejando energías que utilizaría Ramavajan. Saint Germain reencarnó durante varios siglos ayudando a preparar nuestra misión. Sin embargo, ocurrirían situaciones (como el suplicio del Cristo) que le harían creer a Ilsravé que estábamos siendo vencidos; esto fue una estrategia que correspondía con el karma que él mismo había generado durante siglos: pretender que podía engañar a Dios.


Lograr que se confiara

Vida tras vida nuestra configuración energética personal se fue haciendo cada vez más densa y confusa; ésa era la idea, permitir que Ilsravé nos contaminara y aparecer ante él como seres imposibilitados y que desconocíamos el objetivo de nuestra misión. Visiblemente éramos tres tristes seres plagados de miedos, inseguridades y dudas. Con los implantes y energías que nos colocaron los demonios, Ilsravé llegó a dudar que siquiera pudiésemos hacerle cosquillas, por lo que comenzó a hacerle un trabajo energético a Ramavajan, abriendo una pequeña rendija en el Armagedón para molestarlo.


Inicia el calvario

En esta vida tuvimos que encarnar en familias formadas por grandes guerreros -seres pertenecientes algunos al camino banco y otros al contrario. Estos seres estarían contaminados por energías oscuras –como el resto del mundo- y, en su compañía, aprenderíamos a remar contracorriente una y otra vez. El papá de Ramavajan siempre le ofreció su apoyo y cariño (precisamente él es otro de los cinco guerreros implacables creados por Dios y fue quien sembró en nuestro líder cualidades imprescindibles que le ayudarían a sobrevivir en el mar de problemas que se le avecinarían). Al abandonar la materia su progenitor, Ramavajan se sintió solo y se dio cuenta que venían tiempos difíciles para él, así lo dijo: desde que me casé (con un demonio, por supuesto) y, al morir mi padre, mi vida se convirtió en una pelea constante; me bajaba de un ring para subirme a otro; todos me atacaban y tenía que , quienes se dedicaron durante años a poner a mis hijos en mi contra y a generarme un problema tras otro y otro y otro.

Abrumado por lo que ocurría en su vida, en el 2005 Ramavajan pidió a Dios que llegaran personas que lo orientaran sobre lo que estaba sucediendo; fue entonces que nos conoció a mí (Sharover) y a Oleg de Olama; pronto nos sumamos a la misión y le apoyamos en todo lo que pudimos, aprovechando la clariaudiencia con la que contaba nuestro líder. Un día Oleg y yo preguntamos cuál era el cometido al que veníamos a esta vida, y los Seres de Amor nos dijeron: a participar en una batalla del bien contra el mal.


La iniciación

Tengo dos amigos, José Ángel (un alma perteneciente al ejército de Miguel Arcángel –él es quien pintó el rostro de Ramavajan ) y Paloma (R.I.P.); ambos desarrollaron fuertes enfermedades que los enviaron al hospital. Pregunté a Ramavajan a través de su conexión si ellos habían sido atacados por clanes enemigos y la respuesta fue afirmativa. Ramavajan estaba muy enojado; una noche confrontó a nuestro Creador: Nos mandaste a esta guerra sin fusiles y ellos están armados hasta los dientes; por favor, ¡danos tu ayuda! Esa madrugada Ramavajan estaba ensoñando y oraba: Padre, dame fuerza para combatir a los malignos; dame diez veces la fuerza que tengo; no, mejor dame 1,000 veces la fuerza que tengo. En ese momento escuchó: te vamos a dar 10,000 veces la fuerza que tienes. Esa noche, temblando, nuestro líder recibió muchísima energía donde, al finalizar la iniciación, los Maestros se pusieron a sus órdenes para acompañarlo oficialmente en la misión.


En el anfiteatro de Transilvania

Ramavajan se movía rápido en cuarta dimensión. Un día llegó sin ser visto a una reunión de los principales demonios del camino oscuro (era en un anfiteatro de Transilvania; los asistentes vestían de negro y llevaban gorro de cono). Agazapado, escuchó al líder principal decir: tenemos al mundo a nuestros pies, ni siquiera Dios puede vencernos. Esta declaración fue considerada por algunos presentes como un decreto fuera de tiempo; por supuesto, a nuestro líder le irritó sobremanera y, sin dejarse ver, jaló un rayo de energía alfa del Cristo y lo proyectó en el recinto; lo que originó una reacción inmediata: ¡nos están atacando, es un ser encarnado está haciendo esto, localícenlo!.

A partir de esta fecha nuestro líder comenzó a proyectar rayos de luz Alfa en sitios de poder específicos (en tercera y cuarta dimensión). Varios de los trabajos que se relatan en este portal muestran cómo, a partir de invertir la luz oscura en blanca, los demonios del planeta han estado cayendo (no están acostumbrados a la energía de frecuencias elevadas).


Previo al Armagedón

El 31 de enero del 2009 los Maestros nos dijeron que hiciéramos una meditación para atraer energía de amor a la Madre Tierra; era una fecha importante porque dos galaxias con el más alto nivel de energía iban a alinearse con la Tierra. Fuimos a Chapultepec cinco amigos y realizamos una meditación muy bonita sin saber que, su propósito principal, era cargar de energía a Ramavajan, preparándolo para la batalla final. Esa noche, estando cargados con la energía de las dos galaxias, cuando me fui a dormir, comencé a temblar como si alguien me estuviera persiguiendo; sin estar consciente de la situación (eso me ocurría en 4ª dimensión), no me preocupé y la agitación me dejó dormir a los pocos minutos. Pero a las 4:00 AM Ramavajan sintió mucho miedo; tenía la sensación de que un viejo conocido lo estaba hechizando.


El momento sublime

En la meditación del día anterior, Ramavajan había comentado que había visto a un gran ser y que le dio mucho miedo. Ilsravé escuchó este mensaje a través de una de las personas presentes en dicha meditación (un ser que tenía enlaces con él). Confiado por escuchar lo anterior y al creernos inofensivos, abrió una rendija en el Armagedón y comenzó a atacar a Ramavajan. Al percibir que estaba siendo afectado, nuestro líder puso de lado sus miedos y salió disparado por la conexión que había establecido Ilsravé, entró al Armagedón junto con Oleg y yo (y sus veintitrés almas, por supuesto) y comenzamos a atacar al anticristo. De inmediato Ramavajan cubrió a Ilsravé con la esfera de energía gris que le había enseñado Saint Germain y comenzó a apretarla y achicarla con toda su fuerza. Incluso en esa situación, soberbio, Ilsravé se reía de él: ¿así piensas matarme? pero, al tratar de liberarse, no pudo. Utilizó todo tipo de argucias mentales y energéticas para defenderse, incluso me engañó y salí huyendo atemorizado. Pero Oleg y nuestro líder resistieron, utilizaron toda su energía más la de las fuentes de reserva de manera que, durante más de una hora y media (en tiempo de 4a D), fueron achicando la esfera gris cada vez más, aplastando a Ilsravé con todas sus fuerzas, hasta que éste explotó y lo único que quedó del mismo fue una nube de polvo estelar, con semillas de conciencia diseminadas que no pudieron volver a unirse jamás. Este evento fue bloqueado en el tiempo para que nadie pudiera llegar del futuro a cambiar esta historia, y que la derrota de Ilsravé quedara sellada por los siglos de los siglos, Amén.

¡Ohm sha la sa oh hey ye!

(¡gloria a nuestro líder Ramavajan!)